Mar. Jun 18th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

¡PÓNGANSE EN CAMINO!: HOMENAJE A LA PALABRA DE DIOS

3 min read

LECTURAS DE HOY: 30/9/21 (Ne 8,1-12; Sal 18; Lc 10,1-12).

Hoy celebramos a San Jerónimo (340-420), presbítero y doctor de la Iglesia. Reconocido especialmente por haber aportado la traducción latina de la Biblia, y haber escrito numerosos comentarios a la Sagrada Escritura. Una de sus frases célebres es: “Desconocer la Escritura es desconocer a Cristo”. Abriendo los textos del día nos encontramos con un manjar suculento, un homenaje a la Palabra de Dios, lo que nos permite meditar en torno a su significado en nuestras vidas y desde nuestra comunidad cristiana.

EL PUEBLO ENTERO LLORABA AL ESCUCHAR LA PALABRA

Impresiona la primera lectura del libro de Nehemías, que bien se pudiera presentar como un examen de conciencia en torno a la dignidad y al valor de la Palabra de Dios proclamada en asamblea y llevada a la vida. Presentamos un resumen de su sentido que, a su vez, nos funciona como tópicos de reflexión:

  • Es el pueblo quien pidió al sacerdote Esdras que le leyese la Palabra.
  • Se leía desde un lugar elevado.
  • Cuando Esdras abrió el libro, la gente se puso en pie.
  • Estaban reunidos todos los que tenía uso de razón.
  • Ante la bendición sacerdotal: todo el pueblo respondió: “amén, amén”.
  • La gente seguía la lectura con atención.
  • Esdras leyó, al aire libre, desde el amanecer hasta el mediodía.
  • Los levitas iban explicando la Palabra.
  • Se leía con claridad, explicando el sentido, de forma que comprendieran.
  • El pueblo entero lloraba al escuchar (recuerda la expresión del Nuevo Testamento: “Nos ardía el corazón mientras nos explicaba las Escrituras”).
  • La Palabra provocó profundo silencio en el pueblo, y el día fue reconocido como santo.
  • Se celebró con un gran banquete, por el motivo de haber comprendido todo.

¡PÓNGANSE EN CAMINO!

Es hermosa la secuencia de sentido entre la primera lectura y el evangelio: el Señor no quiere a su pueblo concentrado y apiñado en una plaza todo el tiempo. Luego de haber contemplado, gustado, asimilado, digerido, es hora de caminar. Si hubo gente con hambre, que pidió al sacerdote Esdras leer la Palabra; ahora los satisfechos han de ir, “de dos en dos” a provocar hambre en aquellas otras personas que no se mueven, que no procuran, que no conocen.

Ir de “dos en dos” es institución de Cristo; ahora toca ir donde el mismo Señor, en su dimensión histórica, no pudo llegar. De manera que “la mies es abundante y los obreros pocos”. El mismo Jesús nos manda a orar por las vocaciones, para que más personas sientan en sus corazones ese fuego irresistible y no puedan callar ante el mensaje que se comunica.

Señor: con el salmista reconocemos que tus mandatos son rectos y alegran el corazón. Tu Ley es perfecta y es descanso del alma. Hoy deseamos eso, optar por la felicidad y la alegría que nos das mediante la Sagrada Escritura proclamada y explicada en comunidad cristiana. Queremos ser felices en ese peregrinar evangelizador, sin llevar otra cosa que no sea el fuego de tus enseñanzas. Instrúyenos, Señor, con esa paciencia que te distingue. Queremos ser, en ti, ardor de vida, incendiar los corazones cuando expliquemos las Escrituras. Pero no podemos hacer arder sin que antes nos incendiamos primero.

  1. ¿Qué significado tiene “Proclamar la Sagrada Escritura con responsabilidad”?
  2. ¿Qué se entiende por “escuchar la Palabra con atención”?
  3. ¿La Palabra me pone en camino: es punto de llegada o punto de partida?
  4. ¿Por qué la Palabra y la comunidad cristiana son como las dos caras de una misma moneda?