Lun. Oct 25th, 2021

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Pedid y se os dará

3 min read

¿Qué pedimos en la oración? ¿Dinero, fama y poder? Quizás alguna no quiera admitirlo, pero casi siempre pedimos cosas mundanas, que nos vaya bien en algo o que se nos sea retirado el sufrimiento. Son peticiones entendibles pero podemos tener aspiraciones mayores.

La mejor oración es la que surge de un corazón humilde que suplica perdón y amor. La persona que reconoce su precariedad, ora con humildad y suplica que le sea concedida la gracia de hacer siempre la voluntad de Dios.

Pidamos al Señor lo más importante que es el Espíritu Santo que nos concede entrar en la voluntad de Dios y acoger todo lo que acontece en nuestra vida como una bendición. En la oración pidamos, busquemos y supliquemos siempre con el corazón abierto y dispuesto a cumplir fielmente el proyecto de Dios en nuestras vidas. Amén.

Leer:

Texto del Evangelio (Lc 11,5-13):

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Si uno de vosotros tiene un amigo y, acudiendo a él a medianoche, le dice: ‘Amigo, préstame tres panes, porque ha llegado de viaje a mi casa un amigo mío y no tengo qué ofrecerle’, y aquél, desde dentro, le responde: ‘No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados; no puedo levantarme a dártelos’, os aseguro, que si no se levanta a dárselos por ser su amigo, al menos se levantará por su importunidad, y le dará cuanto necesite.

»Yo os digo: Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre hay entre vosotros que, si su hijo le pide un pez, en lugar de un pez le da una culebra; o, si pide un huevo, le da un escorpión? Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!».