Dom. Jul 3rd, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Ángelus del Papa: Oremos por la paz en la martirizada Ucrania

2 min read

En un sentido agradecimiento a los malteses por su acogida y nobles gestos, el Papa al concluir la Misa celebrada en Plaza de los Graneros en Floriana, pidió rezar por el fin de la guerra “sacrílega” en Ucrania.

Alina Tufani Díaz- Ciudad del Vaticano

“Pensando en la tragedia humanitaria de la atormentada Ucrania, todavía bajo el bombardeo de esta sacrílega guerra, no nos cansemos de rezar y ayudar a los que sufren”. Con estas palabras, antes del rezo mariano del Ángelus, Francisco nuevamente, esta vez desde la isla de Malta, recuerda el drama que en este momento viven millones de ucranianos y pide rezar por la paz en ese martirizado país.LEA TAMBIÉN03/04/2022

Francisco en Malta: “Dios siempre deja abierta una posibilidad”

Al concluir la Misa en la Plaza de los Graneros, en Floriana, el Papa expresó su gratitud a los malteses, a su presidente y sus autoridades, gratitud por quienes han organizado y trabajado por esta visita apostólica, gratitud a los obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, por la acogida recibida en las islas de Malta y Gozo. El Santo Padre afirmó que se lleva guardado en el corazón “numerosos rostros y el rostro luminoso de Malta”.

“En estas islas se respira el sentido del Pueblo de Dios”, expresó el Papa al recordar que “la fe crece en la alegría y se fortalece en la entrega”, en una cadena de santidad que ha llevado a muchos malteses a entregarse, entre ellos, recordó el Papa, San Dun Ġorġ Preca, canonizado hace quince años.LEA TAMBIÉN03/04/2022

Francisco en Malta: “Que nuestra compasión no se agote en palabras vanas”

Por último, antes de pedir a la Virgen protección y paz para los malteses y para “la amada y martirizada Ucrania”, Francisco se dirigió a los jóvenes con quienes compartió “lo más hermoso de la vida”:

“La alegría de desgastarse en el amor, que nos hace libres. Pero esta alegría tiene un nombre: Jesús. Les deseo la belleza de enamorarse de Jesús, Dios de la misericordia, que cree en ustedes, sueña con ustedes, ama sus vidas y no los defraudará jamás”.