Mié. Jun 29th, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

UNIMINUTO: En camino con la Palabra, Quinto domingo de cuaresma

2 min read

«Tampoco yo te condeno; vete y a partir de ahora no peques más»

Este quinto domingo de cuaresma la liturgia nos presenta un pasaje tomado del evangelio de Juan donde se nos narra el relato de la mujer hallada en adulterio.

La magister Elizabeth Rodríguez, profesora del programa de Ciencias Bíblicas de Uniminuto, nos recuerda la importancia que tiene este pasaje dentro del Evangelio y nos señala cómo en el templo, lugar en el que estaba Jesús y al que es llevada la mujer, se reúnen tanto los perseguidores como los que deseaban seguir al Señor.

Él quizá quiera evocar el juicio de Dios sobre todos los pecadores de Israel por medio del gesto de la escritura en la tierra, pero especialmente quiere llevar a que los escribas y fariseos se juzguen a sí mismos antes que a cualquier otro.

Jn 8,1-11

Jesús marchó al Monte de los Olivos. Muy de mañana volvió de nuevo al Templo, y todo el pueblo acudía a él; se sentó y se puso a enseñarles.Los escribas y fariseos trajeron a una mujer sorprendida en adulterio y la pusieron en medio.

Maestro le dijeron, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés en la Ley nos mandó lapidar a mujeres así; ¿tú qué dices? Se lo decían tentándole, para tener de qué acusarle.Pero Jesús, se agachó y se puso a escribir con el dedo en la tierra.

Como ellos insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: El que de ustedes esté sin pecado que tire la piedra el primero. Y agachándose otra vez, siguió escribiendo en la tierra.

Al oírle, empezaron a marcharse uno tras otro, comenzando por los más viejos, y quedó Jesús solo, y la mujer, de pie, en medio. Jesús se incorporó y le dijo: Mujer, dónde están? ¿Ninguno te ha condenado?Ninguno, Señor respondió ella. Le dijo Jesús: Tampoco yo te condeno; vete y a partir de ahora no peques más.