Vie. Jul 1st, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Innovar en la oferta de capacitación técnica

3 min read

Los diferentes miembros de los sistemas educativos nacionales e internacionales parecen coincidir en lo mismo: ha llegado el momento de las carreras técnicas.

La presión e influencia ejercida por los futuros empleadores de los profesionales formados por dichas organizaciones, ha causado un efecto positivo en la disposición de innovar en la oferta académica, por parte de las diferentes instituciones educativas del mundo. Nuestro país está incluido en esa misma tendencia de innovación educativa.

La brecha entre cómo y en qué se forman los técnicos y las necesidades reales que tiene la industria nacional, y los demás sectores productivos, es enorme.

Para lograr superar este desafío, se deben crear mesas de trabajo conjunto, donde expertos de ambos sectores puedan construir programas académicos hechos a la medida. Debemos dialogar de manera constante sobre estos temas pensando siempre en cómo beneficiar a los más necesitados de la nación. Si logramos capacitar más y mejores técnicos, estaremos generando empleo de calidad y mejorando las condiciones de vida de las personas.

NUEVOS PROCESOS FORMATIVOS.

Por otro lado, debemos cambiar los procesos formativos tradicionales. Es fundamental que innovemos en la intensidad y en el formato de nuestros procesos de capacitación.

Existen modalidades nuevas, como los bootcamps y microcredenciales, que están dando una mejor respuesta a las empresas.

Ellas están sometidas a los grandes desafíos de crecer y mantenerse competitivos en un mundo cada vez más interconectado, por lo que necesitan que las tecnologías de la información y comunicación creen espacios innovadores de formación que aseguren un aprendizaje constante y para toda la vida.

Innovemos en la forma de enseñar y aprender. Hagamos que las instituciones encargadas de regular la educación en nuestro país sean cada vez más flexibles a la hora de experimentar con nuestras ofertas educativas.

Pensemos que la cuarta revolución industrial nos exige un cambio radical en la educación. Es fundamental centrarnos en el resultado que todos queremos: mejorar la vida de todos los ciudadanos.