Dom. Jul 3rd, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

SALDO DE LA SEMANA SANTA 2006 Y 2022

8 min read

INTRODUCCIÓN

Interesante la constatación de las reflexiones o evaluaciones que se hacen post-Semana Santa sobre los hechos acontecidos en ella. Hay, ciertamente, un saldo positivo y otro negativo.

No pretendo decir nada nuevo. Más bien hacer una síntesis de cuanto he visto, oído y leído, al respecto, tomando como punto de partida un trabajo que hice en 2006 y datos de este 2022.

1- SALDO POSITIVO

Podemos descubrir los frutos positivos dejados por la Semana Santa, en testimonios personales o comunitarios. Citemos algunos:

  1. Las felicitaciones, que los cristianos intercambian entre sí en torno a la Resurrección de Cristo, creando un ambiente de alegría y de entusiasmo. ¡Felices Pascuas!, se dicen.
  • Expresiones que manifiestan bienestar y estado de ánimo renovado: “He participado de todas las celebraciones de Semana Santa. Después de ellas, me veo fortalecido para seguir luchando”. Como un eco, alguien responde: “Lo mismo me ha pasado a mí”.
  • Los casos que externan su experiencia más íntima, como el siguiente: “Me sentía hundida espiritualmente, sin aliento para vivir. Estaba apoyada en la ventana de mi casa, cuando pasó un Vía Crucis. Una de los que iba caminando me miró. Me parecieron los ojos de Jesús, que me decían: Sígueme. Sin más, lo dejé todo y me uní a la marcha. Sólo ese acto me cambió. Estoy nueva y he vuelto con renovados bríos a mis prácticas anteriores.”.
  •  Los bautizos de adultos, tenidos en la Vigilia Pascual, aportan a la vida nacional un notable grupo de hombres y mujeres, que han seguido durante meses un callado proceso de transformación de sus vidas, que culmina con el bautismo.
  • Los conciertos pascuales, los “vía lucis” (camino de la luz) y otras actividades, que tienen como objetivo prolongar los frutos gozosos de la Pascua.

2- SALDO NEGATIVO

  • En 2006:

Igualmente “El Caribe” (18 de abril 2006) recoge esta información:

“En su boletín final, dado a conocer ayer por el Comité Nacional de Emergencia (CNE), se reportó la muerte de 50 personas durante la recién finalizada Semana Santa. 38 de estas muertes fueron por accidentes de tránsito y 12 por ahogamiento”.

Una reflexión o evaluación, muy interesante a mi modo de ver sobre este dato, nos ofrece el columnista Pablo Mckinney, 17 de abril, bajo el título “Sin utopías ni Dios”.

“De este regreso a las ciudades, lo que decepciona es esa certeza de muertos que acompaña cada lunes después de cada Semana Santa.

Cincuenta muertos son muchos muertos, mucha sangre derramada, y no en pos de un ideal de patria o una familia y sus Paolas. No. Se trata, tristemente, del hombre perdido en sus ocios, atrapado en las invisibles redes de una sociedad que sólo apuesta al consumo, a “echar la casa por la ventana”… hasta derribar el santo balcón de su vida.

Cincuenta muertos son muchos muertos para ser contados un lunes, que debía ser de bienvenida a la lucha cotidiana de esfuerzos por conseguir la Milex de los hijos de cada cual.

Pero, cuidado: todo esto no es un asunto exclusivo del ser dominicano, sino también y sobre todo del hombre occidental.

Sólo en España, han sido 101 los fallecidos en 84 accidentes mortales.

El hombre de Occidente, huérfano de Dios al que no ve, de utopías que ya olvidó, o de su padre al que no conoce y sólo saluda entre meses, va por la vida sin más Dios o utopía que el consumo, que es lo que impone y enseña la publicidad y sus mentiras”.

  • En 2022:

Semana Santa 2022 fue la más letal en última década.

Reportan 34 fallecidos durante Semana Santa en República Dominicana |  Barriga Verde

El asueto de la Semana Santa 2022 culminó con 34 personas fallecidas, 25 de ellas a causa de accidentes de tránsito y nueve por ahogamiento, según informó este lunes el Centro de Operaciones de Emergencias (COE).

El director del COE, Juan Manuel Méndez García, al dar a conocer el boletín final del operativo preventivo “Conciencia por la Vida 2022”, indicó que un total de 187 accidentes de tránsito se registraron durante la jornada, en los que 257 personas resultaron afectadas.

De los 187 accidentes de tránsito, 140 correspondieron a motocicletas, en los que fallecieron 18 personas.

Méndez García se mostró alarmado al ofrecer el dato de que 28, de los 547 reportes de intoxicación por alcohol corresponden a menores de edad, entre dos y 17 años.                                         

Dijo que entregará el listado correspondiente a las autoridades, para que procedan en consecuencia con los padres de los menores.                    

Precisó que el desplazamiento durante la Semana Santa 2022 superó los cinco millones de personas y que en el operativo se brindó asistencia a 12,681 ciudadanos. De las asistencias al público 10,455 fueron viales; 2,138 médicas; 53 rescates en alta mar y balnearios y 35 a menores que se extraviaron y fueron entregados a sus padres.                                                  

En rueda de prensa detalló que de los accidentes de tránsito, 33 involucraron vehículos livianos; cuatro a vehículos pesados; una bicicleta y hubo 12 atropellamientos. 

Entre las más letales

El finalizado asueto de Semana Santa es uno de los más letales de la última década, solo superado en cantidad de fallecidos por las del 2012 en la que hubo 40 muertes, de las que 31 fueron causadas por accidentes de tránsito y cuatro por ahogamiento.

En tanto que en 2019 y 2014 hubo 33 muertes cada una. De las del 2019 resultaron 30 por accidentes de tránsito y de las de 2014 fueron 29 por esa causa.

Mujeres asesinadas

Durante el asueto de la Semana Mayor fue derramada la sangre de cuatro mujeres producto de la violencia machista.

El pasado jueves 13 de abril, mientras cientos de dominicanos se alistaban para emprender un viaje o comprar los ingredientes para elaborar las tradicionales habichuelas con dulce, la tragedia llegó a la casa de Kirsy Raquel Guerra Mella (Raquelita), exparticipante del reality Masterchef Dominicana.

Su expareja, Ricardo Antonio Leonor Abreu, violentó una orden de alejamiento, ingresó a su vivienda ubicada en Santo Domingo Este y ultimó a su madre, Reina Margarita Pérez Mella de 25 puñaladas e hirió a su hijo de 19 años, quien permanece permanece ingresado en el hospital traumatológico Darío Contreras.

El Sábado Santo, el luto se trasladó a Los Alcarrizos. Una mujer de 20 años fue ultimada de un disparo en la cabeza por un hombre identificado como Luis Alfredo de los Santos (Kikito).

El Domingo de Resurrección sucedió otro hecho sangriento. Según las autoridades, el nombrado Wandy Hernández, mató con un arma blanca a su expareja, Jelissa Paulino Hernández, y luego a su exnuera, Ivelisse Corona Martínez. El hecho ocurrió en el municipio Sosúa, provincia Puerto Plata”. 

Diario Libre

3- AMBIGÜEDADES

La Semana Santa, indiscutiblemente, está ligada a la Iglesia Católica, desde los orígenes del cristianismo. Sin embargo, en estos tiempos recientes, se detectan tres grupos que parecen entrar en competencia con las prácticas eclesiales o aprovechan una realidad tradicional establecida para fines propios:

  1. La promoción comercial, en nombre del “asueto” o “feriado” de Semana Santa, para artículos relacionados con playas o centros de diversión, es notable y palpable.

Cierto que la actividad comercial es legítima. Lo que llama la atención es que se haga en nombre de la Semana Santa. Se comprende, por otra parte, desde el punto de vista económico, que se insista en esta promoción frente a esa clientela y que se busque que aumente, ya que los que se quedan simplemente en casa o van a la Iglesia no son económicamente rentables: ellos no compran esos artículos en esta época.

  • Algunos grupos, de confesiones cristianas distintas de la Iglesia Católica, en el pasado no sentían ningún interés por la Semana Santa. Al contrario, la criticaban. Desde hace un par de años se presentan tomando temas católicos de Semana Santa o buscando mezclar sus programas con los católicos. Como es natural, esto trae confusión y muchos se preguntan sobre el por qué de este cambio.

4- OTRAS REFLEXIONES

  1. Vale la pena no olvidar la siguiente coincidencia: a medida que se va perdiendo la participación en los actos de la Semana Santa crece la criminalidad, la violencia, la inseguridad, el consumo de drogas, el narcotráfico, la corrupción y el suicidio. Es evidente que hay que respetar la opción de las personas que no se interesan por dichas prácticas o las han excluido de su sistema de vida. Pero no deja de llamar la atención la coincidencia entre la disminución de prácticas religiosas y la pérdida de valores.
  • Otro dato, que vale la pena igualmente resaltar, es el siguiente: los que hacen de la Semana Santa realmente “un asueto religioso” o “asueto reflexivo” no quedan muertos ni heridos de entre ellos ni tienen accidentes de tráfico.
  • De otro lado, la cobertura que dan normalmente los medios de comunicación al “Sermón de las Siete Palabras” es notable. Son muchos sermones de este tipo los que se tienen en toda la geografía nacional, pero dos de ellos, ambos tenidos en Santo Domingo, tuvieron gran difusión y suscitaron variadas reacciones y reflexiones.

Los predicadores, que fueron 7 en total, coincidieron en su mirada a los diferentes pobres e impotentes de la sociedad dominicana, comparándolos con Jesucristo y sus enseñanzas a partir de esas siete afirmaciones pronunciadas por Él antes de su muerte en cruz.

Es un grito profético anual de la Iglesia, una voz que recoge la de aquellos que no tienen voz para proclamar a los cuatro vientos sus propios males. No se puede negar que ese Sermón resulta molesto para muchos, simplemente porque se sienten causantes de pobreza o carecen de sentido social; y tedioso para aquellos que promueven o quisieran una Semana Santa de “consumo”, solo de comodidades y liviandades que contrastan grandemente, con la dura situación de miles y millones.

CONCLUSIÓN

CERTIFICO que las Semanas Santas de 2006 y 2022, con su saldo positivo y negativo, ha dejado a los dominicanos un material muy interesante para reflexionar sobre su presente y su futuro.DOY FE en Santiago de los Caballeros a los veintiún (21) días del mes de abril del año del Señor dos mil veintidós (2022).