Mié. Jun 29th, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

LOS AMIGOS DE JESÚS.

3 min read

EVANGELIO DE HOY: 20/5/22 (Jn 15,12-17).

En la cultura bíblica sapiencial se dice que: “el amigo fiel es un apoyo seguro”, “quien lo encuentra ha encontrado un tesoro”, “no tiene precio”, “su valor es incalculable” (Ecl 6,14-15); ama en todo tiempo (Pr 17,17). De ahí la enseñanza: “El que teme al Señor orienta bien su amistad, porque, según sea él, así será su amigo” (Ecl 6,17).

Hoy Jesús nos habla del perfil de sus amigos. Vamos a meditar en sus argumentos y a considerar cómo vamos nosotros en este sentido. Los amigos de Jesús:

“Se aman unos a otros”: es el resultado de la comunidad de amigos escogidos por Jesús, quien les ha amado primero. ¡Es maravilloso! Jesús va escogiendo a cada uno de éstos, y éstos se van integrando entre sí. Sería interesante identificar las cosas que tienen en común las personas elegidas por Jesús para que sean sus íntimos… En un intento de aproximación a la respuesta una persona ha señalado que los amigos de Jesús tienen una personalidad flexible para dejarse formar, destacando en cada una el valor de la transparencia. También son espiritualmente sensibles, apasionados por las cosas de Dios. Pueden añadirse más cosas…

La elección de Jesús es sólo el comienzo de la jornada. Para llegar a ser su amigo hay que purgarse en el fuego, en la prueba: “Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando”. La cosa se pone seria. No dice: “si se llevan de mis consejos”, sino “si hacen lo que les mando”. Hay aquí un rango en la relación. El rango lo determina el mismo Jesús cuando dice: “Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”. El que más ama, es el que manda; y al que manda, lo manda el amor, y por eso da la vida.

“Ya no les llamo siervos”; Jesús ha quitado barreras, distanciamientos que impiden la cálida relación de amistad. Es hermoso percibir este nuevo vínculo: de “respeto” (por el que más ama), y de “confianza” (entre amigos). “Entre amigos no hay secretos”. Por eso Jesús abre todos sus saberes, los dispone. Revela todo lo que conoce del Padre. Los involucra, los integra con un firme propósito.

Todo el que está cerca de Jesús, como amigo, no queda estático en la vida, crece, se hace fecundo, madura, alcanza la santidad. Él prepara a sus amigos. Como dijo san Agustín: “Jesús no llama a los capacitados, pero capacita a los que llama”. “Los destina para que vayan y den fruto, y su fruto dure”.

Acojamos las palabras del Salmo 56 para corresponder a la amistad de Jesús diciendo: “Mi corazón está firme, Dios mío, mi corazón está firme. Te daré gracias ante los pueblos, tocaré para ti ante las naciones por tu bondad, que es más grande que los cielos; por tu fidelidad, que alcanza a las nubes”.

1. ¿Cuáles amigos te han ayudado a crecer humana y espiritualmente?
2. ¿Qué has aportado para que tus amigos conozcan más del Señor?
3.  ¿Cómo vivo mi amistad con Jesús y con los demás amigos de Jesús?