Vie. Jul 1st, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Domingo de Pentecostés

2 min read

En el Calendario Cristiano, con Pentecostés se termina el Tiempo Pascual de 50 días. Pentecostés viene del griego y quiere decir ‘quincuagésimo’. Los 50 días pascuales y las fiestas de la Ascensión y Pentecostés forman una unidad, son parte de un solo y único Misterio.

El 5 de junio es para mí sumamente importante. Es también el Día de San Bonifacio, Santo y Mártir, el nombre de mi padre, y de uno de mis hijos. Tengo una mala experiencia de ese día, porque en el bautizo de uno de mis hijos que se llama Boni Eduardo, el sacerdote no lo quería bautizar porque Boni no era nombre cristiano, después de mucho logró bautizarlo con Boni Eduardo, porque Eduardo era nombre cristiano. Cosas “veredes” como decía continuamente mi madre.

Son los 50 días que transcurren desde la Pascua hasta Pentecostés. Por tratarse del nombre de una festividad sagrada, la palabra Pentecostés debe escribirse con mayúscula inicial.

Pentecostés, en el Cristianismo, son los 50 días después de la Resurrección de Cristo. En el Nuevo Testamento en Hechos de los Apóstoles, capítulo 2, se relata el descenso del Espíritu Santo durante una reunión de los Apóstoles en Jerusalén, acontecimiento que marcará el Nacimiento de la Iglesia Cristiana y la propagación de la fe en Cristo.

Por ello, la Iglesia dedica la semana de Pentecostés en honor al Espíritu Santo, pero también celebra la Consagración de la Iglesia, cuyo principio lo marca esta epifanía.

Asimismo, el Pentecostés está históricamente asociado a la Fiesta de la Semana, o la Fiesta de las mieses; una celebración que tenía lugar siete semanas después de la Pascua, en la que se daba gracias a Dios por el fruto de las cosechas.

La misión primordial es resaltar la persona del Espíritu Santo, dando a conocer al Gran Desconocido por la Iglesia, para que sea conocido, amado y servido.