Dom. Jul 3rd, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Mensaje Pastoral Ecológica Dominicana

3 min read

COMISIÓN NACIONAL DE PASTORAL DE ECOLOGÍA Y MEDIO AMBIENTE

DIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE 2022

Hace 7 años un día de pentecostés, el Papa Francisco nos regaló la Encíclica Laudato Si, como una herramienta de Doctrina Social de Ecología Integral por el cuidado de la Creación, regalo de Dios. Nos alegramos desde la Pastoral Ecológica llevar este mensaje del Evangelio a través del cuidado de la Casa Común.

Nos alegra la cantidad de dominicanos sensibles a la situación ambiental que vivimos, ya sea desde sus capacidades científicas como ecólogos, biólogos, geólogos, veterinarios, abogados ambientales, agrónomos, etc; así como entidades y organismos sociales, dirigentes sociales, empresas privadas que trabajan incansablemente para que tengamos un medio ambiente sano, reclamando a toda la sociedad lo que es un grito del Papa Francisco en la Laudato Si: “«se necesitan los talentos y la implicación de todos para reparar el daño causado por el abuso humano a la creación de Dios». Todos podemos colaborar como instrumentos de Dios para el cuidado de la creación, cada uno desde su cultura, su experiencia, sus iniciativas y sus capacidades.”

Agradecemos a las autoridades del Gobierno en el área ambiental, por su ardua labor. Sabemos que nos es fácil administrar la salud ambiental en una sociedad con una cultura generalizada de daños a la naturaleza. Ante los aprestos existentes de disminuir la autoridad del Ministerio de Medio Ambiente sugerimos al contrario que sea fortalecida.

Es urgente y hacemos el llamado una vez más, al Congreso Nacional de acelerar la creación de varias leyes ambientales que están detenidas desde hace ya muchos años. La falta de controles facilita el delito ambiental. Es imperioso una nueva ley minera, que, entre otras cosas, no entregue los territorios por tantos años y que regule la participación del Estado en los contratos mineros, así como transparentar con más eficiencia en qué se utiliza el dinero de esos contratos, pero lo más importantes que sea mas estrictos con los controles ambientales de las concesiones mineras, pues la mayoría hasta ahora han generados grandes crisis ambientales y sociales.

Hoy urge cambiar los modelos educativos. Ya los más adultos sino es con un régimen de consecuencias con montos que les duela, prácticamente no funciona. Deberían ser tan fuertes las multas e incautaciones de equipos que los detractores se asusten solo de pensarlo y el dinero recaudado invertirlo en el cuidado de las áreas protegidas y quienes las cuidan, así como en la educación ambiental.

Pedimos perdón a Dios por los pecados ecológicos, -que muchas veces son delitos-, desde aquellos que cometemos cada ciudadano con el mal manejo de la basura y consumo de energía, la falta de planificación y atraso en el tema de la recogida de los desechos sólidos por parte de los ayuntamientos, la corrupción administrativa que se ve en algunos funcionarios estatales, hasta los cometidos por grandes corporaciones que irrespetan las comunidades cercanas como en el caso de algunas de extracción de materiales mineros y de deforestación de montañas sobre todo en las cuencas de los ríos.

Hoy las grandes naciones invierten miles de millones de dólares en instrumentos para la guerra, con más de 14,000 bombas nucleares en manos de las naciones y con un gran arsenal armamentista, tan solo con el 5% de ese dinero se resolvería el problema del cambio climático. Gritamos desde nuestro país con el Papa Francisco: “basta ya”, detengamos lo que puede aniquilarnos a todos.

Miremos con esperanza el futuro, sabiendo que está todavía en nuestras manos y que quizá quede tiempo para enmendar los daños, pero no quede mucho tiempo. Recordamos lo que dijo el filósofo: “Dios siempre perdona, el hombre a veces, la naturaleza nunca” y como dijo san Francisco al iniciar su Himno a las Creaturas, demos gracias a Dios por tan hermosa hermana creación y digámosle: “alabado seas mi Señor”.

LAUDATO SI