Mié. Jun 29th, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

ENCENDIDOS POR EL EVANGELIO: MEMORIA OBLIGATORIA DE SAN BERNABÉ, APÓSTOL.

3 min read

EVANGELIO DE HOY: 11/6/22 (Mt 10,7-13).

El Nombre de Bernabé se interpreta como “hijo de la exhortación” o “hijo de la profecía”. Entre los calificativos que se le atribuyen se encuentran “profeta” y “maestro”; pero realmente, el mayor de todos, merecido por su parte, ha sido el de “apóstol”, que significa “mensajero de Dios”, “enviado”. Esto habla de la radicalidad de vida cristiana con la cual asumió a Cristo Jesús. El libro de los Hechos, de manera especial, nos narra un poco de su misión evangelizadora:

Gracias a Bernabé, las comunidades de Jerusalén se convencieron para recibir a Pablo como discípulo; recordemos que se dudaba de su auténtica conversión (Hch 9,27). Esta postura de integrar lo válido al cristianismo naciente, lo describe como un hombre abierto de corazón y de mente, con visión de futuro, emprendedor y práctico. Libre de prejuicios, para él importaba que el Señor fuera conocido y para esto, a su juicio, Pablo era una pieza fundamental.

Bernabé también se presenta como un itinerante incansable, gracias a la fuerza del Espíritu. Tengamos presente las condiciones de la época, en barcos, con riesgos de tempestades y naufragios como bien se atestiguan en las cartas apostólicas. De Jerusalén lo envían a buscar informaciones de las comunidades nacientes en Antioquía (Hch 11,22). Llevó a Pablo de Tarso para Antioquía; con éste llevó la colecta de Antioquía para Jerusalén durante un tiempo de necesidad (Hch 11,29).

Bernabé fue escogido con Pablo para llevar el evangelio a las ciudades donde aún no se había predicado la Buena Noticia (Hch 13,1). Es interesante, los dos formarán un extraordinario equipo. Lo enviaron allí donde se hacía más compleja la predicación. En los lugares más peligrosos. Junto con Juan Marcos, fueron a Chipre, Perge, Antioquía de Pisidia, a las ciudades de Licaonia; en Listra fueron inicialmente aclamados como dioses, luego expulsados a puras piedras (Hch 14,8).

Para resolver las controversias de los extranjeros convertidos al cristianismo, Pablo y Bernabé fueron enviados a la primera asamblea eclesial en Jerusalén (Hch 15,1). Por otra parte, se registra un desacuerdo entre Pablo y Bernabé, a causa de Marcos primo de éste, llegando a separarse en la misión (Hch 15,37). Hay evidencias de que el conflicto, posteriormente fue superado.

Es interesante que el evangelio de hoy dice: “Vayan y proclamen que el Reino de los Cielos está cerca. Curen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos, echen demonios. Lo que han recibido gratis, denlo gratis…”. El mismo Espíritu Santo que fue dado a los apóstoles sigue vivo en nosotros hoy. En este Espíritu se realizan las obras, porque todos somos presencia apostólica en un solo Señor Jesucristo; no existe dicha presencia sin obras que hablen del Reino de Dios.

En el pasaje queda claro la vida sencilla, austera, pobre, que hemos de tener los discípulos misioneros para evitar distracción o dispersión. También advierte sobre las actitudes que debemos tener. No se dice sobre cómo han de ser tratados los apóstoles en la misión, sino cómo los apóstoles han de comportarse en cada circunstancia.

San Bernabé, ruega por nosotros.

  1. ¿Qué significa que el corazón del apóstol no está hecho para pequeñeces?
  2. ¿Ardo en fuego por amor al Evangelio?
  3. ¿Cómo se consume mi vida por dar a conocer a Cristo?