Mié. Oct 5th, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

ESPIRITUALIDAD Y RESPONSABILIDAD SOCIAL

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 8/8/22 (Mt 17,22-27).

Jesús comienza anunciando su pasión “Al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres, lo matarán, pero resucitará al tercer día”.  El título “Hijo del hombre” refleja la relación de Jesús, como Hijo de Dios, con la humanidad, desde su encarnación. La frase abre dos dimensiones en las que Jesús se maneja en su vida histórica: el vínculo con el Padre y su Reino, y el sistema terreno donde convive y desarrolla su obra.
 
Jesús no se echa atrás ni se resiste cuando, como hombre, lo van a entregar a manos de los hombres; pero recordemos lo que Él mismo dice en otro pasaje: “Nadie me quita la vida, sino que la doy libremente” (Jn 10,18). De aquí se comprende que, si entrega la vida, es más sencillo que entregue los impuestos.
 
Los cobradores le preguntaron a Pedro si su Maestro pagaba los impuestos. Ni siquiera se atrevieron a dirigirse a Jesús, quien parece haber escuchado la cuestión. Pedro se limitó a decir un “sí”. Luego, Jesús lo justificó: “… los hijos están exentos de pagarlos. Sin embargo, para no escandalizarlos, ve al lago, echa el anzuelo, coge el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda de plata. Cógela y págales por mí y por ti”.
 
“En el cielo no hay que pagar impuestos”. La relación de Dios con nosotros no es como súbditos, sino como hijos e hijas. Con todo, mientras el Reino se cumple a plenitud, el Señor respeta la marcha de la historia y su proceso. No busca escandalizar, sino ir despertando conciencia. Con su lección, invita a la responsabilidad. “El primer pez” es para responder a las exigencias del buen orden social. Una “dracma” equivalía al jornal de dos días de un obrero. Jesús le dice: “Págales por mí y por ti”.
 
¿Qué usted piensa del caso de un cristiano que le anden detrás para pagar lo que debe? Todo indica que la espiritualidad integra conciencia ciudadana. Jesús nos está dando hoy una catequesis de moral y cívica.
 
Señor: gracias por enseñarnos que al llevar una vida responsable y honesta con las exigencias sociales quedamos libres para dedicarnos a tus cosas. Cuando estamos al día con las facturas y deberes nuestro juicio está centrado en lo que realmente importa. Ser responsable nos quita peso y tensión. Queremos ser como tú eres. Que nuestro “primer pez” sea para responder a los compromisos prioritarios. Señor, que nunca nos falte donde pescar.
 
1. ¿Estoy al día con mis deberes ciudadanos?
2. ¿En qué empleo los beneficios del “primer pez”?
3. ¿Qué tiempo dedico para “ir al lago” y no escandalizar?  

Acerca del Autor