Mié. Sep 30th, 2020

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Recuerdos de ese día. 11 de Septiembre del 2001

4 min read

Hace unos días me encontraba con mi hijo más joven viendo un documental conmovedor sobre los 15 años transcurridos desde los atentados del 11 de septiembre en los EUA, acción que en muchos sentidos cambio el mundo.

Le recordaba a Pelegrín Enrique que cuando se produjeron esos ataques estaba cambiándome para asistir a la Cámara de Diputados, donde tenía una sesión de comisión. Sintonizaba CNN en español, y me sobrecogí al ver las noticias de la torre incendiada. Pensé en la angustia de todos los atrapados en ese siniestro, y en cómo podrían ser salvados.

Pero pasados unos minutos, fui de los muchos ciudadanos del mundo que se lleno de pavor, al ver estrellarse otro avión contra la segunda torre. No había dudas: se trataba de un descomunal ataque terrorista.

En ese momento, lo mire a él en su cuna- mi pequeño hijo apenas teníaentonces días de nacido- le pregunté con pesadumbre: “¿en qué mundo te tocará vivir?” Llamé a mi esposa, que acababa de lactarlo, y empezamos a seguir, sobrecogidos, el acontecimiento.

Pese a la excitación, pude orar durante un rato breve en silencio. También me comuniqué con mi padre y mis hermanos, y acordamos llamar a nuestros tíos y primos de Nueva York y Florida.

Pero, como la gran mayoría de los millones que nos encadenamos a CNN, no podía imaginar que presenciaría el derrumbe de esas majestuosas torres gemelas, que albergaban el Centro Mundial de Comercio, y que eran los iconos más emblemáticos de la riqueza y el poder de los EUA como rector de la globalización.

Minutos después de ese colapso pavoroso, partí para mi reunión en la Cámara de Diputados, consciente de que difícilmente sesionaríamos. Efectivamente, la convocatoria fue dejada sin efecto en atención a los hechos extraordinarios, y los pocos diputados presentes y el personal administrativo conversamos sobre el significado de estos. Toda la atención estaba centrada en NYC y Washington.

Cuando los periodistas acreditados en la Cámara me preguntaron mi opinión de lo que acababa de pasar, le dije que estábamos siendo testigos de un día trágico en la historia de un mundo que no volvería a ser igual. Y cuando indagaron sobre los posibles autores de esa masacre, le respondí poco más o menos: “Me atrevería a afirmar que pudo ser Al Qaeda, de Osama Bin Laden, un grupo radical musulmán , que ya lo había intentado en 1993”

Creo que debí ser la primera persona en el país, y quizás de las pocas en el mundo, que antes de que se diera información oficial por parte de las autoridades norteamericanas sobre los autores del atentado, revelaba con acierto el nombre de esa organización yihadista y su líder.

Cuando las autoridades norteamericanas acusaron a Al Qaeda, días después una de las periodistas me inquirió: ¿Y cómo Ud. sabía que eran esos terroristas? Le respondí: “Fácil, acabo de leer el libro El Lexus Vs El Olivo, Comprendiendo la Globalización de Thomas Friedman. Me lo obsequió el Centro de Información de la Embajada Americana”.

En efecto, esa obra del prestigioso articulista del NYT, contiene un extenso capítulo sobre los enemigos “sobrepotenciados” de la globalización, entre los que destacaba Al Qaeda y Bin Laden. Y en el mismo, se reseña el ataque anterior de 1993 y el papel protagónico de Ramzi Youssef, uno de sus lugartenientes. Habían planeado también estallar en pleno vuelo numerosos aviones.

Leyendo los informes de la comisión del congreso sobre el 9/11 es evidente que los EUA sabían que podía producirse una agresión de envergadura y que se produjeron fallos de coordinación en los sistemas de inteligencia, que han alentado toda suerte de teorías conspirativas. El factor humano entro en juego, o quizás un Cisne Negro.

No podía pensar, entonces, que unos meses después, la Cámara de Diputados y su Presidenta Lila Alburquerque, me confiarían la misión de elaborar el proyecto de ley antiterrorista de República Dominicana, que sería aprobado seis años más tarde, luego de un prolongado esfuerzo de concertación y fuertes pulsos institucionales.

Durante ese tiempo algo aprendí de ese fenómeno perturbador que proyecta su sombra ominosa sobre todo el mundo. Esa ley se estrenó en el país para castigar al terrorista del Metro.


https://pelegrinpensamientoyaccion.wordpress.com/2019/09/11/recuerdos-de-ese-dia-11-de-septiembre-del-2001-por-pelegrin-castillo/

Ley Antiterrorista de la República Dominicana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *