Mar. Oct 20th, 2020

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

P. Robert Brisman: «Mi Opinión Personal. La bandera gay en el despacho de la viceministra de la presidencia»

5 min read

P. Robert Brisman.
ARQUIDIÓCESIS DE SANTO DOMINGO.

A raíz de la publicación y comentario de la viceministra administrativa de la presidencia, sra. Dilia Leticia Jorge Mera, de que por medio de su despacho en el palacio nacional,no se practicará la discriminación de nadie ni de ningún grupo y que todos tendrán un espacio de inclusión desde ese lugar gubernamental; al mismo tiempo, la funcionaria muestra en una foto las banderas de colectivo LGTBIQ+ y la bandera del colectivo transgénero pederasta (me imagino que tendrá conocimiento de eso); lo hace también usando el mal llamado «leguaje inclusivo». Quiero emitir mi opinión al respecto.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, cada persona en lo individual, – esto incluye los funcionarios públicos-, tiene todo el derecho de pensar y actuar de acuerdo a sus convicciones. Pero, por otro lado, no es correcto que la persona quiera insinuar ni llevar a los demás a que asuman sus ideas como propias. No es correcto que esta alta funcionaria del gobierno utilice su cargo público para promover esta ideología, carente por demás de asidero científico, como lo es la ideología de género.

Por lo menos hasta el día de hoy, esa no es la línea del gobierno central, ni tampoco el presidente Abinader ha hablado ni dado señal, – desde que asumió la presidencia -, para que sus funcionarios asuman dicha línea ideológica. Es verdad, y no es un secreto, que en la campaña del 2016, cuando era candidato a la presidencia de la República, Abinader se manifestó públicamente en apoyo a la comunidad gay: «La clase política, la sociedad civil y religiosa del país debe actualizar y redefinir su participación en un sistema democrático globalizado, asumiendo como una realidad la inclusión de todos los segmentos de la población, entre ellos los gays, aunque no se comparta con el estilo de uno que otro determinado grupo, siempre debe primar el respeto de toda persona a la libre elección de su estilo de vida» (mensaje enviado por Luis Abinader mediante una delegación invitada al 8o. Foro LGTBIQ+ por los DDHH y Diversidad Sexual). Se pueden interpretar estas palabras del hoy presidente Abinader como una línea ideológica de su gobierno para su promoción e implementación? Usted, amigo lector, saque sus conclusiones.

Por otro lado, tenemos los pronunciamientos (no los cito por asunto de espacio),de varios altos funcionarios del gobierno, – sin olvidar los propios de la Primera Dama -, que han reafirmado los valores, principios y fundamentos de la RD, sin menoscabo ni desprecio ni discriminación de ningún grupo de la sociedad.

El uso de esas banderas de ideologías y feministas en el despacho de la viceministra, junto a la bandera nacional, se puede entender como una provocación y desatino por parte de ella, donde lo correcto es que su superior inmediato o máxima autoridad, le llame la atención. Permítaseme este ejemplo: yo como sacerdote, tengo en mi oficina las imágenes de Cristo y la Virgen, así como la bandera del Vaticano; y en el mismo lugar tengo la bandera del movimiento LGTBIQ+. Si dijera que aquí en mi parroquia «todes son bienvenides sin discriminación, y tendrán aquí su voz y serán escuchades» cualquiera me podrá señalar el que tenga mis ideas personales ideológicas, pero esa no es la línea de la institución religiosa. Es decir, no es correcto utilizar la institución para promover mis ideas personales; otra cosa será si fuera la línea institucional.

La viceministra, si quiere tener esas banderas en su escritorio, que las ponga en el escritorio de su casa, pero no en el que tiene en el palacio nacional. El Palacio Nacional no es una oficina privada. Es la sede del gobierno dominicano. La única bandera que debe de ondear en las instituciones públicas , es la que nos identifica y une a todos los dominicanos, no importa raza, color de piel, creencia religiosa, condición social ni económica, preferencia sexual, etc.

Por otro lado, hay quienes han objetado el que, en el despacho, sobre todo del presidente, así como en otros de funcionarios; esté presente la imagen de la Virgen María o la de Cristo. Dicen que esas tampoco deben de estar ya que es apoyar o promocionar «una ideología religiosa». A ver: es verdad que la religión puede y corre el riesgo de convertirse en ideología. Pero para que esto suceda, el cristiano ha de dar prioridad y encerrarse en sus propias ideas, condicionando su accionar cristiano.

Por otro lado, la fe no es ideología; posee un sistema de ideas, pero sin reducirse a la ideología. Por la fe se muere; mientras que por la ideología se mata. Ya lo dijo el papa Bendicto XVI: «La religión es paz, no violencia». Las verdades de la fe iluminan la vida y ayudan a dar razón de nuestra esperanza; la persona de fe se pregunta por los acontecimientos de la vida.

Por esto, la fe no es una meta, sino un camino que se recorre cada día. La fe tiene su raíz en el Dios de las verdades; la ideología en las verdades de Dios. La fe es un don, una conquista; la fe hace crecer siempre, conduce hacia adelante y abre el corazón a las señales del ser divino. La fe genera mártires; la ideología genera verdugos. La ideología es una obstinación. Los que defienden ideologías no dialogan; exigen tolerancia, pero ellos no están dispuestos a ser tolerantes. Para el cristiano, la verdad le hace libre; para el ideólogo, mientras más libre es, más verdadero será.

Por esto entonces, recordemos que la historia fundacional de la RD, sus valores, identidad, principios, etc., están fundamentados en el cristianismo católico, – aunque esta certeza no la acepten muchos -, no importa que haya alguien que no crea en ello. Por eso es que nuestra nación honra y venera la memoria e imágenes cristianas en las oficinas públicas , así como en los tribunales judiciales.

Debemos tener siempre un corazón abierto a Dios; que no sea perverso, duro, que no nos conduzca a la pusilanimidad, que no sea obstinado, que no nos lleve a la rebelión , a la ideología. Debemos tener un corazón según el Espíritu Santo.

1 thought on “P. Robert Brisman: «Mi Opinión Personal. La bandera gay en el despacho de la viceministra de la presidencia»

  1. Waao, Padre Brissman que contundente respuesta, diferenciar lo que es doctrina a ideologia, la doctrina es coherente, tolerante, humilde y pacífica, la ideologia es rebelde, exige tolerancia pero no tolera a los que opinan diferente. Eso si es ser verdadero, no ocultatse en un derecho a convicción para con los hechos imponer esa coviccion con odio y acusaciónes a los que no opinan igual.
    El estado puede tener valores coherentes con una verdad universal sin imponerla, sin privilegiar a nadie sólo ampararse en ella para ser justos no discriminstivos, eso es y define al Cristiano, sed justos lo primero, y ser libres en la libertad practicando el primer valor, el amor. https://apmprensa.com.do/2020/09/19/mi-opinion-personal-la-bandera-gay-en-el-despacho-de-la-viceministra-de-la-presidencia/

Comments are closed.