Sáb. Feb 4th, 2023

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

40 días por la vida

2 min read
Jornada de Oración de 40 días por la vida, en contra de las tres causales del aborto

Un grupo de orantes se mantiene firme y vigilante en una misión que no acaba como la vida misma.

La campana de oración 40 días por la vida en búsqueda de salvar vidas pacíficamente y terminar de una vez por todas con el aborto en una campaña sin precedentes,  que se extiende por toda la América Latina para pedir la erradicación del aborto.

El modo en que opera esta campaña es totalmente diferente y eficaz porque se centra en la oración.

Esta iniciativa espiritual que inicio el pasado 23 de septiembre  y culminara el 1 de noviembre abarca un plazo de 40 días de oración y ayuno siguiendo el modelo de los 40 días que paso Moisés en el monte Sinaí para liberar a su pueblo y los 40 días que estuvo nuestro Salvador Jesús en Oración y ayuno en el desierto para la librarnos del pecado y obtener para nosotros la transformación de nuestras almas.

En nuestro país, la Republica Dominicana, la Belén de América donde la cristiandad tuvo su primacía en el continente de la esperanza y donde  siempre se ha respetado la vida desde su concepción hasta la muerte natural, se esta luchando espiritualmente porque corrientes malsanas y la cultura de la muerte pretenden introducirse en nuestras leyes con las tres causales, razones por la cual un reducido grupo de orantes  que se turnan para que no se despenalice el aborto, rezan continuamente frente al congreso, mientras la inmensa mayoría lo hace desde sus casas.

Ninguna razón justifica la muerte de una criatura.

Dios en sus 10 mandamientos ordeno: No matarás.

Por razones de espacio no podemos abundar sobre esto. Lo haremos más adelante.

Lo importante es que oremos por esta intención. 

Aunque todos no podamos ir por la razón de la pandemia si podemos unirnos en oración desde nuestras casas y el rosario es un canal maravilloso porque nuestra madre María nos acompaña en ese clamor a Dios para ganar esta batalla.

¡AVE MARIA, GRATIA PLENA!

Acerca del Autor