Mar. Ene 26th, 2021

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

CAUSALES SIN CAUSA

2 min read

#UnMomentoParaDespertar

Como preludio de nuevo año, Nacimiento Jesús (la Navidad), nos interpela custodiar la vida con coraje; en cambio, se reedita versión genocidio Herodes “El Grande” contra pequeños. Hogaño, letal y millonaria industria del aborto marca pauta herodiana. En 2020, nuevamente primera causa de muertes desde vientre materno, casi 43 millones de abortos; hijos asesinados bajo consentimiento de su madre, leyes y médicos que, conforme Juramento Hipocrático, han de traer vida al mundo, no quitarla.

Aborto no es derecho, es crimen lesa humanidad que en contexto pandémico se usa de chantaje humanitario para su legalización en AL

Cuando presidente Abinader declaró en Navidad no estar de acuerdo con aborto libre, pero sí causales interrupción embarazo, pierde de vista que las infames causales, nada casuales, NO interrumpen embarazo, pues no se puede reanudar la vida una vez eliminada, además injustificables porque existen protocolos médicos ante riesgo vida de la madre y violaciones para salvar ambas vidas, así como procedimientos de adopción en los casos que se requieran. Es fiscalizar su aplicación. Grandes personalidades han sido concebidas producto de violación; o tras diagnóstico inviable, finalmente ser perfectamente sanas.

El aborto no es legal, ni constitucional, ni seguro, pues, siempre se elimina una vida, ni gratuito, siempre alguien lo paga con su vida y otros con impuestos sin estar de acuerdo en ese financiamiento estatal. Ha concitado amplio rechazo en el pueblo dominicano.

Dr. Bernard Nathanson, “Rey del Aborto”, había llegado a la conclusión de que “no había nunca razón alguna para abortar; es acto de mortífera violencia. Un embarazo no planificado plantea graves y problemas difíciles, pero acudir para solucionarlos a deliberado acto de destrucción, supone una capacidad podar recursos de humanos y subordinar bien público una respuesta utilitarista sobre un problema social ”.

Aborto no es salud, porque matar es contrario a sanar. La vida no se debate, se defiende. ¿Puede una ley ser justa cuando avala y promueve muerte de una persona?

“Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es justa ”.