Jue. May 23rd, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

EXAMINANDO LA CONCIENCIA CON LAS BIENAVENTURANZAS.

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 7/9/22 (Lc 6,20-26).

El evangelio de Lucas, como Mateo, nos presenta las bienaventuranzas. Lucas, además, añade cuatro advertencias para quienes llevan una vida contraria a tales valores espirituales. Vamos a formular algunos enunciados que nos permita tomarnos el pulso, a sinceridad, y considerar cómo, cada uno de nosotros, las va viviendo. Usted se puede colocar un número del 1 al 5, siendo el 5 el de mayor valor:
 

  1. TENGO UN CORAZÓN POBRE CUANDO:
     a) Reconozco que soy una criatura y Dios es Creador__

b) Trato a los demás con igualdad, porque somos hermanos_

c) Tengo mi fortaleza y mi riqueza en Dios_

d) Llevo con otro, lo que no puedo hacer solo__

e) Llevo una vida austera y sencilla__

f)  Evito hablar bien de mí mismo y exalto a los demás__
 

  1. TENGO “HAMBRE” BIENAVENTURADA CUANDO:
     
    a) Me gobierna el deseo de Dios__

b) Busco alimentarme de las cosas santas y justas__

c) Mi vida está al servicio del Reino__

d) Mi alegría es hacer la voluntad de Dios__

e) Despierto en los demás el hambre de Dios__

f) Reconozco que Dios tiene hambre de ser amado y le amo__
 

  1. MIS LLOROS SON BIENAVENTURADOS CUANDO:
     
    a) No lloro por caprichos__

b) No lloro por rabietas__

c) No lloro por frustración__

d) Lloro por las cosas que Cristo llora__

e) Lloro por las cosas que llora la Virgen María__

f) Lloro por el dolor de los demás__
 

  1. MI PERSECUCIÓN ES BIENAVENTURADA CUANDO:

a) Mi presencia molesta porque denuncia la conciencia__

b) No “bailo” todas las músicas que suenan__

c) Tengo una opción cristiana de vida y soy fiel a ella__

d) No dependo del qué dirán para hacer el bien__

e) No busco quedar bien con todo el mundo__

f) Siento libertad para vivir desde el Evangelio__
 
Señor: aquí te presento los resultados de este examen de conciencia. Tú sabes el nivel de sinceridad que he alcanzado en cada enunciado. Tú, en tu misericordia, no miras lo que yo era, ni lo que soy, sino aquello que deseo profundamente ser. Dame la gracia de superar el mero deseo, y de lanzarme definitivamente a ser lo que tú sueñas que sea, una persona bienaventurada. No quiero que todo el mundo hable bien de mí. Sí necesito hablar bien de ti, con mi vida, con mi palabra, con mis hechos, en todo tiempo y momento.