Mar. May 21st, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

EL 15 DE AGOSTO EN HIGÜEY

5 min read

INTRODUCCIÓN

Siempre me ha impactado el 15 de agosto en Higüey. Pero este año 2023 aún más. Como si no pasara el tiempo: mucha gente asistiendo a la Basílica, Misa presidida por el Nuncio Apostólico del Papa Francisco, con la presencia de su Obispo local, Monseñor Jesús Castro y de muchos sacerdotes.

Me parece que el artículo que escribí hace 25 años, siendo Obispo de Higüey, tiene aún toda su actualidad. Por eso lo traigo hoy aquí. Pero antes citaré al historiador Fray Cipriano de Utrera, texto de 1938, su libro “Nuestra Señora de Altagracia”, capítulo VII, páginas 37-38, sobre el origen de la celebración de la Altagracia el 15 de agosto:

“El 21 de enero y el 15 de agosto.

Estas dos fechas son las clásicas en el culto nacional de la Santísima Virgen de Altagracia.

Originalmente, este culto siguió el mismo orden que se tiene en respecto de las advocaciones y títulos de la Virgen María, y de los cuales la Santa Iglesia no tiene liturgia especial, ni general; el 15 de agosto (festividad de la Asunción de la Virgen María) y el 8 de septiembre (festividad de su Natividad) son las dos fechas que abarcan todas las solemnidades y celebraciones anuales en honor de María Santísima, debajo de títulos o advocaciones locales o particulares.

Tradicionalmente sabemos que desde los principios el día de Nuestra Señora de Altagracia era el de la Asunción de Nuestra Señora a los cielos, aunque no parezca muy adecuada esta fecha en relación con el misterio de la Maternidad divina de María, bien que el misterio de la Asunción supone aquél casi necesariamente. Comoquiera, otra razón histórica no acertamos a dar, y ello basta para los fines de narración del culto altagraciano en Santo Domingo.

Otro es el origen de las solemnidades de enero, que por tradición se celebran el día 21, y que el autor tuvo la suerte de hallar, origen segura y verdaderamente nacional.”

He aquí ahora, mi artículo, 15 de agosto en Higüey, de hace 25 años.

  1. “15 de agosto en Higüey reúne en una misma celebración muchas conmemoraciones:
  1. Es fiesta de la Asunción de la Virgen al cielo, fiesta que celebra la Iglesia en el mundo entero. Inserta, pues a Higüey en la dinámica de la Iglesia Universal.
  • Es día de fiesta en honor de la Virgen de Altagracia, desde los días – de la colonia, Incluso anterior al 21 de enero. Coloca, pues a Higüey en una tradición histórica muy antigua. Son muchos los peregrinos que siguen viniendo en esta fecha a visitar al Santuario altagraciano, tanto dominicanos como haitianos.
  • Es aniversario de la Coronación de la Virgen de Altagracia, como Reina y Madre de los dominicanos. Fue en 1922 en la Puerta del Conde. Es, pues, celebración nacional y pone a Higüey como centro religioso del país.
  • Es aniversario, también, de la Consagración de la Basílica como Catedral de la Diócesis de la Altagracia. Lo hizo el Cardenal Beras en 1972 siendo Obispo diocesano Mons. Pepén.
  • Es día en torno al cual se hacen donativos de Toros a la Virgen por parte de ganaderos de toda la región oriental. Son recogidos por «Los toreros», que forman una Hermandad, que viene de lejos, y la misión es transmitida de padres a hijos. Es fiesta típica del Este del país, reforzada desde hace seis años por una moderna Feria Agropecuaria.
  • Es día «fiestas patronales» para Higüey. Es, pues, un día de fiesta local.

Visto su conjunto, el 15 de agosto en Higüey es celebración de carácter universal, nacional, regional, local y reúne a dominicanos y haitianos.

  • El 15 de agosto en Higüey es jornada de auténtica devoción altagraciana, dicha, de manera multicolor, en expresiones populares propias de la cultura de la Región Oriental dominicana:
  1. Salve, palos, coplas improvisadas, de día y de noche, caminando o en una enramada haciendo «una vigilia en honor de la Virgen».
  • Larga peregrinación de casi cuatro días, a pie o en alguna cabalgadura, que empieza en Monte Plata, pasa por Bayaguana, recorre – todas las Provincias del Este, hasta llegar a los pies de la Basílica en la mañana del 14.
  • Hombres, caballos, ganado vacuno, la Virgen y Dios, lo humano y lo divino, entrelazados en el polvo del camino y marchando juntos, haciendo historia común.
  • El 15 de agosto en Higüey es, en verdad, un conjunto de días y actividades talonada de la siguiente manera:
  1. 13 de agosto, llegada de los Toros y Toreros a la «estación» de Santana, a 6 km. de Higüey. Celebraciones populares y religiosas allí.
  • 14 de agosto, en la Basílica, recibimiento de los «Toritos de la Virgen», como cariñosamente se les llama. Día también de celebraciones, Misas, Horas Santas, rezos del Rosario, procesión de las candelas en la noche alrededor del templo. Llegada de peregrinos.
  • 15 de agosto, día central de la fiesta, orientado, sobre todo, a servicios religiosos a los peregrinos.
  • 16 de agosto, en la tarde, remate de los Toros donados a la Virgen.
  • El 15 de agosto en Higüey es, en el fondo, un clamor de oración:
  • Un canto de acción de gracias por favores recibidos o un grito de peticiones ardientes por necesidades sentidas.
  • Oración personal referida a asuntos personales, pero también a problemas familiares y problemas del país. Se puede decir, con verdad, que cada año, los días 21 de enero y 15 de agosto, el pueblo dominicano, como un todo, lleva a los pies de la Virgen de Altagracia sus angustias y su problemática política, nacional, económica y social.
  • Las promesas, las velas encendidas, la larga fila para “besar el cuadro de la Virgen”, las confesiones, la participación en las Misas, las procesiones, el rezo del rosario, el esfuerzo mismo de una peregrinación a la Basílica, son expresiones inequívocas de un pueblo creyente y del clamor de oración de ese pueblo.
  • El 15 de agosto en Higüey es una celebración inserta en el corazón de nuestra cultura:
  1. Se celebra, aunque no se le organice ni se promueva. La Iglesia, con su acción pastoral, acompaña y orienta esta hermosa manifestación de religiosidad popular.
  • Sirve cada año para que los higüeyanos busquen formas y actividades nuevas con miras a dinamizar y actualizar sus «fiestas patronales», enfrentando, muchas veces, formas viciosas y pseudo-populares, que, en los últimos años, están atentando contra la moral y la tranquilidad de las poblaciones en sus festividades más íntimas y queridas.
  • Ha sido ocasión para crear la Feria Agropecuaria del Este (13-16 de agosto), que se espera ayude, al paso de los años, a dinamizar la actividad y la economía ganadera en toda la Región Oriental.”

CONCLUSIÓN

CERTIFICO que los textos aquí citados más arriba son fidedignos.

DOY FE en Santiago de los Caballeros, a los diecisiete (17) días del mes de agosto del año del Señor dos mil veintitrés (2023).