Lun. Ene 30th, 2023

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

ARZOBISPO DE SANTO DOMINGO HABLA DE COLEGIALIDAD Y SINODALIDAD

3 min read

Mons. Francisco Ozoria

“El obispo es cabeza… pero con los otros obispos”

SANTO DOMINGO: El Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, Mons. Francisco Ozoria Acosta, dirigió este martes, dentro de la conmemoración de Santo Tomás de Aquino, la conferencia “Colegialidad y Sinodalidad en una Iglesia de Comunión, a partir del Concilio Vaticano II”.

El encuentro tuvo lugar en la Iglesia y Aula Magna del Convento de los Dominicos, donde funciona el Centro de Estudios Institucionales de Teología “Santo Domingo de Guzmán” administrado por la Orden.

“Este tema para mí es fascinante; ha sido mi norte, como sacerdote, obispo y ahora como arzobispo”. Con estas palabras el mitrado dio inicio a su ponencia, en la cual comparó el Concilio Vaticano II con los anteriores, valorando éste como “un concilio de la Iglesia, para la Iglesia, sobre ella misma”, a diferencia de Trento o Concilio Vaticano I, que eran defensas contra situaciones y herejías que se presentaron en el momento. Entiende a Vaticano II como una evaluación que fue necesaria para la renovación de la Iglesia, de su “ser y quehacer”, es decir, “la esencia y la misión”.

Tras rememorar actitudes que se daban en los templos, reflejos del individualismo y el personalismo, como es la de respetar asientos fijos que tenían algunos feligreses, Monseñor Ozoria expuso los tres conceptos de la eclesiología del Vaticano II: “Pueblo de Dios”, “Cuerpo de Cristo”, “Iglesia, misterio de comunión”.

Pueblo de Dios, Cuerpo de Cristo, Misterio de Comunión

Explicó que el Pueblo de Israel es figura del Actual, al que todos los seres humanos, y sin distinción, estamos llamados a pertenecer. Aquellos que creen en Cristo pueden sumarse a la Iglesia que ya fue prefigurada (desde la creación), preparada (en la historia de Pueblo de Israel), constituida (con la elección de los apóstoles), manifestada (en el pentecostés) y glorificada (al final de los tiempos).

Según externó, la vida de Cristo se comunica a los creyentes que, por el bautismo están unidos a él, y son ellos los responsables de continuar su misión en el mundo de hoy. No puede faltar la comunión entre los miembros de la Iglesia, ni la de ellos con el mismo Cristo. Ha de tener siempre como modelo a la Santísima Trinidad, que, siendo ejemplo de comunión, es la fuente, modelo y meta del Pueblo de Dios.

Colegialidad y sinodalidad

Mons. Francisco Ozoria

“El obispo es cabeza… pero con los otros obispos” expresó el prelado, mientras hablaba de las Conferencias Episcopales como fruto del Concilio Vaticano II. La Colegialidad precisa esa forma de ejercicio del ministerio de los obispos. A partir de aquí se puede hablar de los distintos consejos que se estructuran para llegar a cualquier fin. Tal es el caso de los consejos parroquiales, económicos…

Agregó que también la Sinodalidad es una dimensión de la iglesia. Por ella se fomentan los sínodos sobre temas y situaciones específicas. El papa francisco insiste en esta unidad de los sacerdotes y en que la grey camine junto a su pastor, no importa si este va adelante, detrás o en medio.

Enumeró los aportes que las últimas tres Conferencias Episcopales en América Latina, han hecho a la Iglesia. Puebla, con la comunión y la participación; Santo Domingo, con las comunidades eclesiales vivas y dinámicas; Aparecida, con el discipulado misionero y una Iglesia en misión.

Recordó a los asistentes su corresponsabilidad con la misión de la Iglesia. “Es un desafío para mí y mucho más ahora con esta arquidiócesis tan compleja” agregó, reiterando a su vez la existencia de un Plan Nacional de Pastoral y las recientes Vicarías Territoriales que favorecen a la comunión, colegialidad y sinodalidad de la Iglesia.

Acerca del Autor