Vie. Feb 3rd, 2023

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Pecado Electoral

2 min read

Muchos cristianos se preguntan en estos tiempos de elecciones cuál debe ser el criterio para elegir a un candidato por parte de un creyente en base a sus valores cristianos y humanos y analizando las posibilidades sin caer en el pecado de elegir y hacer llegar a una persona que no sea adecuada.

El P. Carlos Abreu de la Arquidiócesis de Santo Domingo, en su cuenta de Instagram ha compartido unos lineamientos que nos muestran el cuidado que tenemos que tener al ejercer ese derecho y lo compartimos para que sea luz para los que no tengan la situación clara al elegir el candidato.

Pecados electorales

  1. Es pecado no votar, caer injustificadamente en el abstencionismo por pereza, por apatía, sabiendo que el abstencionismo puede favorecer a los más inmorales. Si en conciencia no encuentro al candidato bueno, debo votar por el menos malo o por algún candidato no registrado.
  2. Es pecado votar sin conocer el partido o al candidato como persona capaz y honesta.
  3. Es pecado vender mi voto, comprar el voto, robar votos. El voto del miedo. Presionar el voto con amenazas o con dádivas e imponer el voto corporativo, que es anticonstitucional; todo líder tiene únicamente un voto: el personal.
  4. Es pecado votar a favor de propuestas que apoyen el aborto, la eutanasia, la prolongación de la vida por medios extraordinarios (aferramiento terapéutico), la destrucción y manipulación del embrión humano.
  5. Es pecado votar por proyectos en contra de la familia monogámica e indisoluble, por proyectos que promueven caricaturas grotescas de familia integrada por personas del mismo sexo; por proyectos que quitan a los padres el derecho a educar a sus hijos.
  6. Es pecado votar por quien no respeta la libertad religiosa, de todos y cada uno de los dominicanos, no sólo de los católicos.
  7. Es pecado votar por quienes fomenten las formas modernas de esclavitud: alcohol, droga, pornografía, prostitución, secuestro, etcétera.
  8. Es pecado votar por proyectos de economía salvaje que atacan a la persona humana y el bien común, que dañen la justicia social, la solidaridad y su subsidiariedad perjudicando sobre todo a los más pobres.
  9. Es pecado no saber ganar, considerar como enemigo a quien vota distinto a mí. Ser prepotente, no trabajar para los demás y trabajar únicamente para mi grupito.
  10. Es pecado no saber perder, ni aceptar la realidad, no reconocer mis debilidades, perder el ánimo, no colaborar con la autoridad legítima para lograr acuerdos comunes y prepararme para la próxima campaña.

Pecado es lo que va contra el amor a Dios, a uno mismo, a los demás, a la Patria.

Acerca del Autor