Jue. Dic 3rd, 2020

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

El doctor Bayoyi

2 min read

Y qué es eso? Tal vez nunca habías escuchado hablar de un doctor con un nombre tan peculiar! Lo conocí de niño, como alumno del centro educativo salesiano donde yo trabajaba y desde entonces, hemos seguido conectados permanentemente.

Un sistema educativo manifiesta su calidad en los resultados de sus estudiantes y en este caso, los resultados han sido muy positivos.

De acuerdo al sistema educativo salesiano, los frutos de la enseñanza deben ir encaminados a la formación de buenos cristianos y honrados ciudadanos y esto es lo que hemos visto en el Dr. Bayoyi, quien emigró hace muchos años a otro país, pero antes, dejando muy bien demostrada la educación recibida.

En estos momentos, el galeno del cual hablamos, cuyo nombre real es Salvador Grullón, un amante entrañable de su país, se encuentra de visita en la isla.

Pero contrario a lo que se pudiera pensar, no vino de vacaciones para aprovechar las fiestas que se aproximan, tampoco por negocios, sino que vino a resolver problemas de terceros, tanto de salud, como de otros tipos.

Don Bosco nos dejó el sistema preventivo en base al cual los jóvenes deben asimilar una formación fundamentada en la razón, el amor y la fe. Es una especie de sello que todos los que estudian en centros salesianos reciben y tratar de vivir, algunos con más éxito que otros.

Ojalá y el sistema educativo dominicano pudiera también engendrar resultados de este tipo, y más todavía cuando cuenta con la educación salesiana como aliada.

Pongo de ejemplo al Dr. Bayoyi como uno de esos tantos alumnos que si han hecho vida lo que han recibido en la educación salesiana, porque sin dejar de ser una persona sencilla, que vive la realidad presente, ha mantenido una actitud trabajadora y generosa, siempre entregado de lleno a su labor profesional, la cual realiza de buena gana, incluso cuando el paciente no puede proveerle la retribución monetaria merecida.

De este modo ha sabido decirle al mundo que se puede ser feliz cumpliendo los propios deberes y ayudando a los necesitados.

Este es el gran ejemplo que quería Don Bosco como resultado de la educación del sistema preventivo, forjar buenos cristianos y honrados ciudadanos.

Deja un comentario