Mar. Ene 26th, 2021

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

2021, y tú qué ?

1 min read

El paso del 31 de diciembre al 1 de enero de cada año, es una noche igual que todas, terminan 24 horas y comienzan las otras, termina una noche y comienza el día. El sentido de diferencia se lo damos nosotros.

Para muchos habrá sido una noche igual que todas. Llena de dificultades y problemas y sin esperanza. La mayoría hicimos fiesta y felicitamos a todos por el nuevo año. Muchas veces estos deseos duran pocos días y nos dejamos abrumar nueva vez por los problemas.

En medio de las dificultades que la pandemia nos está haciendo vivir, se nos olvida que el Creador nos hizo en medio de un mundo que no es estático. Del caos hizo el orden, pero dejó los elementos que sin el orden vuelven a hacer caos.

YoU-CAN" es una nueva red de acción climática juvenil » Ñanduti

Este año posiblemente seguiremos con la pandemia y las demás enfermedades gobernando nuestra vida. Hemos luchado toda la historia del planeta luchando contra las enfermedades. No saldremos de ellas.

Preservar la Vida

El reto está en encontrar soluciones y preservar la vida. Hoy más que enfermedades las muertes de seres humanos y de otras especies del planeta están llegando por el egoísmo humano, que destruye otras especies, destruye las cosas que él mismo crea y se destruye a si mismo.

El avance del aborto, de la eutanasia, de las desigualdades sociales y de injusticias generan más muertes que las pandemias.

El reto del 2021 es a los que sabemos que el Señor actúa en la historia, aunque dejando siempre al ser humano en libertad de elegir su propio destino; pedirle que nos arroje su luz para ser constructores y no destructores.

Jornada Mundial por la Paz

En la Jornada Mundial por la Paz el Papa Francisco hoy nos invita a La cultura del cuidado como camino de paz. Estamos invitados a asumir este llamado de “cuidar”. Es el verbo que aparece en el Génesis cuando al hombre le pide ante la creación que la “siembre y que la cuide”.

Este año asumamos con valentía los retos que nos deparan ante la situación e incertidumbres que siguen ante la pandemia. Muchas veces no sabemos si creer a las autoridades del mundo.

Se espera que la ciencia trabaje con ética la creación de una vacuna que nos permita enfrentar la enfermedad sabiendo que vacunas anteriores tardaron años en llegar.

No perdamos la capacidad de cuidarnos, de ser creativos y pro-activos para preservar nuestra vida y la de nuestros cercanos.

Que estos sentimientos de esperanza y de alegría de estos días de navidad y año nuevo, aun en medio de los “toques de queda” y “confinamientos” nos ayude a no bajar la guardia y luchar por el bien común.

El evangelio de hoy, los primeros destinatarios fueron los sencillos, los pastores que enseguida “contaron” a todos lo vivos. Es nuestra misión a través de estos medios que tenemos al día de hoy, seguir contando este acontecimiento que “Dios se hizo hombre” y todavía al día de hoy “habita en nosotros”.

El año lo comenzamos poniéndonos en el regazo de la Madre, que ella nos ayude y enseñe a no perder vivir en familia humana, preservando la vida física y la divina.

“En este tiempo, en el que la barca de la humanidad, sacudida por la tempestad de la crisis, avanza con dificultad en busca de un horizonte más tranquilo y sereno, el timón de la dignidad de la persona humana y la “brújula” de los principios sociales fundamentales pueden permitirnos navegar con un rumbo seguro y común. Como cristianos, fijemos nuestra mirada en la Virgen María, Estrella del Mar y Madre de la Esperanza. Trabajemos todos juntos para avanzar hacia un nuevo horizonte de amor y paz, de fraternidad y solidaridad, de apoyo mutuo y acogida. No cedamos a la tentación de desinteresarnos de los demás, especialmente de los más débiles; no nos acostumbremos a desviar la mirada[26], sino comprometámonos cada día concretamente para «formar una comunidad compuesta de hermanos que se acogen recíprocamente y se preocupan los unos de los otros»”

Papa Francisco, Mensaje 54ª Jornada Mundial por la Paz 2020
Imagen de archivo: Papa Francisco durante su viaje apostólico a Perú.