Vie. Abr 16th, 2021

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Mons. José Grullón comparte sus actividades en sus primeras semanas como obispo emérito

4 min read
Mons. José Dolores Grullón Estrella, Obispo Emérito de la Diócesis de San Juan de la Maguana comparte en sus redes sociales parte de sus actividades luego de salir como Obispo Titular de esa Diócesis y lo compartimos con nuestros lectores.

Quiero compartir con ustedes mis amigos lo que ha sido mi primer mes como obispo emérito de la Diócesis de San Juan de la Maguana:

1. Al dejar la residencia del obispo de San Juan de la Maguana el 6 enero 2021, pasé al Seminario Menor el Buen Pastor donde había reservado una habitación para poder mudar mis cosas cuando viniera el nombramiento del nuevo obispo. Vivir con los padres Pedro Mateo y Santo Cabral, el seminarista Santo Esteban y los 10 seminaristas menores fue una hermosa experiencia, pues me acogieron con gran cariño, rezábamos juntos por las noches el Santo Rosario con gran creatividad de los seminaristas, pude apoyarles a solucionar cosas que faltaban en la casa, pero me faltó terminar las divisiones de los closets de los muchachos.

2. Cuando ya estuvo terminado el apartamentico en el Colegio El Buen Pastor de Azua, fruto del esfuerzo del Colegio Buen Pastor y su director Domingo Boció, de la contribución de algunos sacerdotes y laicos de San Juan y Azua, me vine el martes 26 de enero 2021, así lo había planificado antes de saber qué obispo elegiría el Señor, pues tenía bien claro que debía dejar con más libertad de acción al obispo sucesor. Lo que había concebido era residir en Azua hasta que se terminara la “Casa Sacerdotal el Buen Pastor” para el obispo emérito y los sacerdotes enfermos o retirados. Aquí en el colegio la vida se hace llevadera por la presencia de la familia de Domingo Boció: esposa y tres hijos, quienes se desviven por mí, para que no me falte nada. Sin ellos el lugar no sería humanamente tan habitable. Con esa familia hemos formado una pequeña comunidad donde rezamos El Rosario todas las noches, ya los niños se saben los misterios del Rosario. Los sacerdotes de la zona y los que han podido pasar por aquí me han otorgado gran muestra de cariño.

3. Tuve unos 10 días en Santiago, en casa de mi hermano Miguel Angel y Sandra y dos días en La Gloria residencia de mi hermano Sergio y Chabela, allí nos encontramos el domingo 14 de febrero con el nuevo obispo de San Juan de la Maguana Mons. Tomás Alejo y P. Pedro. Además de los trabajos del dentista fueron realmente unos días de vacaciones, sustituyendo a los 15 días de vacaciones perdidos por causa de la pandemia.

4. He estado apoyando al equipo maravilloso que coordina la Comisión Nacional de la Pastoral Juvenil, y en la conformación de la Comisión Nacional para celebrar el Centenario de la Coronación de la Imagen de la Altagracia. Visitamos, junto a los monseñores Ozoria y Santiago Rodriguez, a Hoyoncito, Hato Nuevo del Rey, lugar donde la tradición dice que fue entregado la imagen de la Altagracia. Ya tenemos formado en Santo Domingo el Equipo Ejecutivo de dicha comisión. Tenemos elaborado un libro de investigación sobre la Altagracia y estamos buscando fondos para su impresión.

5. He apoyado con Eucaristías, según pedido de los sacerdotes: Carmelitas de Clausura, Escuela Hogar de las Hermanas Carmelitas y otras Eucaristías esporádicas.

6. Tendré algunos retiros para profesores invitados por los centros educativos. Debo volver otros cinco días a Santiago para la terminación de las 4 coronas y chequeo del injerto de hueso para sustituir un implante que se infectó.

Rezo y apoyo con gran alegría el ministerio de coordinación, santificación y animación de todo el quehacer pastoral de la Diócesis de San Juan de la Maguana, bajo la responsabilidad de Mons. Tomás Alejo junto a los sacerdotes y a tantos laicos queridos, para que siga dando frutos y haciendo crecer el Reino de Dios.

Cuenten con mis oraciones y mi gran cariño para mi familia y tantos hermanos que Dios me ha dado en mis 50 años de sacerdocio, cumplido el 13 diciembre pasado. Que el Buen Dios les bendiga y les llene de felicidad al ser consciente que Jesucristo entregó su vida por nosotros y por nuestra salvación.

+ José Grullón Estrella.