Dom. Sep 19th, 2021

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Mons. Ramón Alfredo De la Cruz Baldera consagrado Obispo de la Diócesis de San Francisco de Macorís

6 min read
CONSAGRACIÓN EPISCOPAL MONS. RAMÓN ALFREDO DE LA CRUZ BALDERA.

La Iglesia Católica ha ejercido la sucesión apostólica durante toda su historia. Los Obispos son los sucesores directos de los apóstoles y esto ha mantenido en pie a nuestra Iglesia. Cristo les ha encomendado el pastoreo sobre los que él llama. Con ellos caminamos seguros, pues con su guía espiritual y humana la barca navega segura.

Mons. De la Cruz Baldera junto a los Obispos de la Conferencia del Episcopado Dominicano y el Presidente Luis Abinader y la Vicepresidente Raquel Peña.

Esta sucesión apostólica se dio en la Diócesis de San Francisco Macorís. Aceptada hace un par de meses la renuncia de su Obispo anterior, Mons. Fausto Mejía, el Papa Francisco designó como su nuevo Obispo al presbítero Ramón Alfredo De la Cruz Baldera, Rector Magnífico de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra y perteneciente al clero de esta misma diócesis de San Francisco de Macorís.

Este sábado 24 de julio Mons. Ramón Alfredo De la Cruz fue consagrado Obispo de esta diócesis por la imposición de manos de quien lo recibió en el seminario cuando tomo la decisión de acepar el llamado vocacional que Dios le hizo.

En una celebración nutrida de personas, con un aforo reducido por las reglas impuestas de salud por la pandemia del Covid 19, fue celebrada una Eucaristía especial con la participación de los obispos de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), el presidente de la República Luis Abinader, la vicepresidente Raquel Peña, y otras autoridades gubernamentales, civiles y militares, representantes de las parroquias, el clero de la diócesis y sacerdotes de varios pueblos y ciudades, además de una delegación especial que vino desde Alemania.

Fue transmitida por una red de medios de comunicación, para que pudiera llegar a todos aquellos que no pudieron estar presentes por la pandemia. Los canales católicos Televida, La Voz de María, Telenor, las emisoras Vida FM 105.3, Radio ABC 540 am, Radio Santa María y María de la Altagracia, fueron algunos de los que transmitieron, además de una red amplia de canales digitales a través de Facebook y youtube.

Mons. Fausto Mejía Vallejo fue el Obispo celebrante que lo consagró. En su homilía expresó la alegría de su designación y le motivó a vivir un episcopado intenso en el pastoreo de la diócesis.

La primera cosa que yo quisiera decirte Mons. Ramón Alfredo de la Cruz, es que ser obispo no es un honor, ni un privilegio, sino una llamada y una vocación especial para servir en vigilancia y fidelidad, sin cálculos ni condescendencia con uno mismo. Es un servicio que no se mide por los criterios mundanos de lo inmediato, lo vistoso, el aplauso y la grandeza, sino por lo esencial del Evangelio que es servir. Un servicio que hace presente el amor y la misericordia gratuita de Dios, y donde la palabra éxito no es uno de los atributos del Señor, porque el punto culminante de la gracia que nos regala Él, es su muerte en la cruz que termina en la victoria de la resurrección.

Mons. Fausto Mejía. Homilía.

Mons. Mejía animó a Mons. De la Cruz a “enfrentar con lucidez los grandes retos que tenemos por delante, entre ellos: el deterioro de la institucionalidad familiar y la secuela que eso conlleva; el avance de un modelo económico que se prolonga y que favorece la concentración de la riqueza en pocas manos; las decisiones legislativas y judiciales sin referencias éticas que generan impunidad e injusticia; las distintas expresiones de violencia y de inseguridad que atentan con la dignidad humana y la convivencia pacífica”.

El Obispo saliente explicó como se había dado una conexión entre los últimos obispo de San Francisco, ya que el obispo emérito presente en la celebración, Mons. Jesús María de Jesús Moya, le recibió a él en Seminario y luego le entregó la Diócesis, así mismo y casualmente Mons. Fausto recibió en el seminario a Mons. De la Cruz y ahora le entrega a él. “Yo esto lo represento como que Moya es el Padre, yo soy el hijo y De la Cruz es el Espíritu Santo”.


En las palabras de agradecimiento luego de hacer su primer acto de bendición oficial acompañado por Mons. Francisco Ozoria y Mons. Andrés Napoleón, ambos oriundos de la Diócesis de San Francisco, expresó su plan de trabajo pastoral.

“estamos llamados a dar razón de la esperanza” a diversos grupos que hoy buscan respuestas, entre ellos “los jóvenes que han dejado de creer en la Iglesia, los que han perdido la fe, los enfermos que esperan la cura de una enfermedad, los colectivos feministas, LGTBIQ, anarquistas, pro tres causales, artistas urbanos y los inmigrantes”.

Mons. Ramón Alfredo De la Cruz Baldera. Obispo de San Francisco de Macorís.

Asimismo, para conocer a profundidad las fortalezas y debilidades de la Diócesis expresó su deseo de “ir a las periferias, ser pastor de una Iglesia en salida, que no tema al diálogo con el mundo, con los sectores sociales, profesionales y religiosos. Seré el obispo de los pobres y de los ricos, los humildes y los orgullosos, los fuertes y los débiles. Las puertas del obispado siempre estarán abiertas, para acoger, escuchar y acompañar”.

Mons. Ramón Alfredo agradeció la presencia del Presidente Luis Abinader como también la de la Vicepresidenta, que leyó la segunda lectura. Ella durante su gestión como rector, fue vicerrectora administrativa de la universidad.

Fue una celebración cargada de emociones, muy bien preparada litúrgicamente y a la vez sencilla.

Esperamos que el Señor potencie el trabajo pastoral de este nuevo pastor de nuestra Iglesia Católica y que la Diócesis de San Francisco pueda crecer sobre la base del trabajo ya realizado de sus pastores anteriores, comenzando por el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, hasta Monseñor Fausto Mejía.

La Diócesis de San Francisco cuenta con con una gran legión de animadores de asambleas y de ministros extraordinarios de la Eucaristía; más de noventa diáconos permanentes, la mayoría con liderazgo y bien formados; un laicado abundante que milita en los distintos movimientos apostólicos; y muy importante 75 sacerdotes diocesanos y religiosos.

El Espíritu Santo que se posó sobre los apóstoles, que en aquel memorable acontecimiento estaban en oración junto a la Madre de Dios, descienda sobre nuestra diócesis, para que pongamos todos los carismas al servicio de la misma y que nuestras parroquias sean aquel tabernáculo de vida, de dones, de dinamismo.

Palabras finales de Mons. Ramón Alfredo De la Cruz
Palabras-de-agradecimiento-Mons.-Alfredo-de-la-Cruz-2_opt

Mons. De la Cruz Baldera emitió enseguida varios decretos designado las nuevas autoridades de la Diócesis. Fue muy llamativo la creación de la oficina de inteligencia pastoral, para hacer un levantamiento de datos que lo ayude en la gobernanza. Este nuevo prelado tiene muchos conocimientos tecnológicos y es evidente que desde el principio utilizará la tecnología y los medios de comunicación para llevar el mensaje del evangelio.

Así lo revela el signo de la señal de wifi al lado de la paloma de la paz en su escudo episcopal: