Jue. May 23rd, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

PARA LLEGAR HASTA EL FINAL: ¿QUÉ ME ESTÁ FALTANDO?

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 16/8/21 (Mt 19,16-22).

El evangelio de hoy presenta un diálogo entre Jesús y una persona que se le acerca para preguntarle sobre qué bueno ha de hacer para ganar la vida eterna. Jesús le corrige el adjetivo “bueno”, indicando que sólo Dios es bueno; de Él procede todo bien. Queda explícito que, más que hacer cosas, para alcanzar la vida eterna hay que ser bueno como Dios lo es, y seguir a Jesús con seriedad. No se trata de muchos movimientos externos, sino de actitud interna, que implica la conversión del corazón.

… SI QUIERES ENTRAR EN LA VIDA

Un detalle interesante, Jesús no completa la frase como respuesta a lo que el joven busca: qué hacer para ganar la vida eterna. Él sólo dice: “si quieres entrar en la vida”; y le cita los mandamientos, en manera resumida. El muchacho afirma que todo eso lo ha cumplido. El verbo “cumplir” deja claro que son normas, reglas, que ayudan y ejercitan… pero él mismo se sabe insatisfecho y no esconde su inquietud, preguntándole: ¿qué me falta? Quiere vivir plenamente, pero está cojeando. La pedagogía de Jesús lo ha llevado hasta la frontera de su propia persona. Allá, en su íntimo, como Maestro, le suelta la solución del enigma:

…SI QUIERES LLEGAR HASTA EL FINAL

… Llegar hasta el final es la santidad misma; si quieres alcanzarla, si deseas abrazar el sentido de la vida… No se trata de hacer cosas, sino de dejarlo todo por una persona, Jesús mismo. El dinero tenido como primacía del tesoro se torna un impedimento para llegar hasta el final. Jesús le invita a caminar hacia Él desapegado de todo, repartiendo las acumulaciones a los pobres. Ahora no se trata de “hacer” ni de “cumplir”, sino de “seguirle”. El hacer y el cumplir tienen hora y momento; en el seguimiento no hay límite de tiempo, implica una total disposición y opción de vida: “vente conmigo”. Ese “vente conmigo” nos sigue resonando en el corazón siempre; es una invitación renovada. El joven del relato se fue triste; importa considerar la respuesta que damos a Jesús: ¿nos vamos o nos quedamos con Él?

Señor: nosotros queremos llegar hasta el final. Tú sabes que te servimos, nos entregamos hasta más allá del cansancio en nuestras jornadas pastorales. Y hasta somos gente solidaria con los necesitados… pero, hay algo que nos falta. Mira nuestros corazones, y así como conoces lo que somos, nombra nuestras carencias particularmente según nuestras realidades. Es bueno oírlo de ti. Y danos la gracia de poder hacer aquello que nos indiques, para seguirte con humildad; deseamos pasar la frontera de esta vida, y alcanzar la vida eterna.

¿Qué me está faltando?