Mar. Jun 18th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

El Debate en torno al Código Penal.

6 min read

Si van a aprobar Código Penal para complacer la agenda de agencias extranjeras y organismos internacionales, en contra de los mandatos de la Constitución de la República, mejor que no lo aprueben. Ya llegara el tiempo en que una Revolución Nacional les hará saber muchas cosas.

Todo lo que estamos oyendo sobre el proyecto de Código Penal subvertido, alterado, no es bueno. Todo indica que traería frustración y ahondará la inseguridad, que no ayudará a la nación, las familias y la ciudadanía. Hay un abordaje sectario, que carece de equilibrio, racionalidad y sentido institucional.

Es cierto que se necesita un nuevo Código Penal, pero no es como se quiere hacer creer, que “sin código estamos indefensos, perdidos”. Para la gran mayoría de las infracciones, ya existen normas penales. El gran problema es que no se aplican con rigor, ni siquiera con mediana efectividad. Más prioritario resulta, por tanto, hacer enmiendas al Código Procesal Penal, para cerrar aquellas brechas del hipergarantismo que le distingue. Son miles de casos en rebeldía, de casos sin juzgar, que sólo favorecen la criminalidad organizada y común…la impunidad y la reincidencia.

Con el actual Código Penal y las leyes complementarias se puede perseguir la corrupción…y también el aborto: repito, los problemas son de aplicación, y eso se resuelve con voluntad de hacer justicia. Quizás algunas ofensivas puntuales les demuestren a cierta gente que hoy perdieron en su intento de imponer las recetas foráneas, lo equivocado que están…y que nunca ganarán legítimamente.

El homicidio agravado por ser perpetrado con premeditación y asechanza es asesinato. Conlleva pena máxima de 30 años de reclusión mayor. Algunos lo cometen porque es su profesión: son sicarios; y otros, por odio…Mientras se aprueba nuevo CP- y que conste, que frente a ciertos fenómenos criminales, soy partidario de emplear el Derecho Penal del Enemigo-, el sentido común nos dice que apliquemos con ejemplaridad lo que tenemos, que no es poco

Se escucha la cantilena de que el Código Penal es del Siglo XIX, de 1884: la verdad es que ese código ha sido modificado en innumerables ocasiones, en época distintas, y que, además, existe una extensa legislación penal complementaria, bastante actualizada. Por tanto, reiteró el déficit no es de legislación, es de aplicación, pero reconozco que hay modas legislativas…y diktat de poderes imperiales…y también mecanismos de diversión.

La violencia intrafamiliar está tratada en ley especial…y los crímenes y delitos electrónicos…y el terrorismo…y las infracciones medioambientales…Lo mismo, las infracciones migratorias y las de trata y tráfico de personas. Bien mirado, el código no deja de ser una ley más…Sí lo “entoyaron apota”, todo porque no pudieron imponer las tres cáusales y la agenda LGTBQI

CONTAMINACION IDEOLÓGICA

Quizás, el mayor despropósito que se está cometiendo con el proyecto de Código Penal es permitir su contaminación ideológica, con la agenda del aborto y LGTBQI, que promueven agencias de gobiernos extranjeros y los organismos internacionales, por medio de sus activos aliados locales. Esencialmente, anticonstitucional, antivida, antifamilia, antinacional, anticristiana.

Me parece incalificable que las penas del aborto sean similares a las del cuatrerismo. Es obvio, que el objetivo buscado es normalizar la industria del aborto. Algunos progres pentontos, que se jactan, desde la pretendida “superioridad” que creen le otorga “su identidad global”, que la defensa de la vida desde concepcion es una gesta “medieval”, cuando en realidad ellos sólo promueven- con una pobre comprensión de lo que realmente defienden- una visión inhumana-criminal-nazi-eugenésica, al servicio de un siniestro imperialismo antinatalista.

Cómo la Constitución-y en eso debemos recocer la batalla que han librado los legisladores provida-, no les permite imponer las manidas tres cáusales (pretextos), han optado por la estrategia de su degradación a infracción leve. Así sucede con otros asuntos: La experimentación no autorizada en humanos está sancionada, pero con penas suaves. Las penas deben cumplir una función disuasiva. Una pena benigna para una acción infractora intrínsecamente grave es una invitación a cometerla: riesgos bajos, beneficios altos.

IGUALDAD DE TODOS LOS SERES HUMANOS

La Igualdad esencial de los seres humanos es parte de su dignidad inalienable, connatural. La vida de un hombre no vale más que la vida de una mujer, pero tampoco vale menos: homicidio es crimen muy grave, que se puede agravar aún más por diferentes circunstancias. Si tanto molesta al feminismo radical el término homicidio…que se emplee humanicidio. Pero la prioridad siempre será prevenirlo…o castigarlo ejemplarmente. Lo irónico es “que los y las” que abogan por la legalización del genocidio del aborto, pretenden una pena mayor por el asesinato de una mujer que de un hombre y son los que más se oponen a la castracíon química como medida de seguridad voluntaria.

El sentido elemental de justicia obliga a tratar igual las situaciones iguales…y tratar de manera desigual las que son desiguales. Una pareja de hombres o de mujeres, nunca serán igual a una pareja de un hombre y una mujer, que por naturaleza están llamados a unirse, a procrear, a formar familia. Claro, el objetivo subyacente del enfoque contrario, es establecer el presupuesto de que todas las familias “ alternativas” son respetables por igual. Así, se disuelve la familia tradicional, a la vez que se remueven los obstáculos culturales a la industria de la reproducción artificial….mientras se avanza hacia la utopía del transhumanismo.

Debate debería ser sobre la conducta violenta. Hay tipos violentos que son capaces de matar: matan a la madre de sus hijos, y hasta sus hijos…o matan al vecino que le chocó el carro…o al acreedor que le viene a cobrar. La película Un Dia de Furia con Michael Douglas trata del personaje violento y circunstancias que lo disparan.

Un componente de la crisis de las familias, es el ambiente de permisividad que se promueve desde otras instancias de socialización, como son los medios y la cultura. Por eso hay tendencia adversa a todo lo que significa deber, compromiso, corrección, tradición, y peor aún, se quiere penalizar o estigmatizar. Pero el Mundo Líquido que describió Bauman, se está evaporando…en sus despropósitos: el último se vio en Europa, donde decir “feliz navidad” se prohibió por ser ofensivo.

Hay conductas muy delicadas o complejas de abordar para los fines de tipificar infracciones: normalmente, ocurren en el ámbito de la intimidad personal o del hogar. La multiplicación de tipos penales, y su persecución desaprensiva, ha probado que en vez, de reducir puede estimular la conflictividad social y familiar. Para estos casos el abordaje punitivo judicial nunca sera más efectivo que los programas de formación en valores humanos, familiares y espirituales, una comunicación social sana o buenos servicios de salud mental…Pero eso siempre será más complicado, exigente y costoso.

Eliminar del proyecto de Código Penal los artículos que restablecen y delimitan la competencia de las jurisdicciones militares, para juzgar infracciones estrictamente militares, no solo violenta groseramente la Constitución de la República, sino que revela una grave predisposición en contra de las instituciones castrenses, con un marcado sesgo ideológico. Así no se vale.