Mar. Abr 16th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

¡Seamos Honrados! Propuesta del plan de pastoral 2023 de la Iglesia Dominicana

6 min read

Jornada de la Paz

Mons. José Dolores Grullón Estrella presentó el tema central del Plan de Pastoral de la Iglesia Católica Dominicana, en la homilia pronunciada en la Parroquia Mediática San Antonio de Padua en Gazcue de la Arquidiócesis de Santo Domingo.

Compartimos el texto íntegro de su homilía:


Misa 31 dic. 2022 en San Antonio de Padua S.D.
Santa María, Madre Dios.

Seamos Honrados. Es la propuesta del Plan Nacional de Pastoral y de los obispos para este año 2023.
 
Muchos aprovechan el fin de cada año para ver las debilidades del ser humano. El ser humano es débil y necesita conversión, ser sanado por el Espíritu del Salvador. Seamos honrados. Todos somos responsables de los males, unos por cometer actos malos, otros por ser cómplices, otros por no poner la corrección a tiempo, por falta de evangelización, por debilidad o tibieza en el anuncio gozoso del Evangelio, por no organizar bien nuestras familias y ayudar a las de los demás, por no estructurar nuestras comunidades, por no llamar y formar buenos misioneros… Creer en algo y no vivirlo es deshonestidad. Ser bautizado y no renunciar al mal es deshonestidad. Todos somos responsables del mal que existe en el mundo. Seamos honrados y reconozcamos nuestras debilidades.
 
Al finalizar este año 2022, nuestro mayor azote es la guerra, nos dice el Papa en su mensaje para la Jornada de la Paz de hoy, el virus de la guerra, esto no lo esperábamos después del covid 19, peor que el covid, pues viene del interior, del corazón humano corrompido. Cobra victimas inocentes y propaga la inseguridad en el mundo entero. Pero seamos honrados, la causa de la guerra no es de uno solo, es el fruto del deseo de  poder de las grandes potencias, que como Pilatos se lavan las manos. Como reveló Angela Merkel, excanciller alemana: El gobierno de los Estados Unidos y los miembros de la OTAN han estado planeado durante muchos años la guerra actual en Ucrania contra Rusia. Por eso las negociaciones de paz se han hecho tan difíciles. Es fruto del pecado, reconozcamos que necesitamos de conversión.
 
Ser honrado es reconocer, como María, las grandezas, las maravillas del Señor. Reconocer que el Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres. Es reconocer que de Dios vienen las bendiciones y debemos pedírsela al Señor. El primer día del año, día dedicado a María, la Madre Dios, esta consagrado a pedir estas bendiciones:
“Que Dios tenga piedad y nos bendiga” dijimos hoy en el salmo.
La bendición es un regalo de Dios.
“El Señor te bendiga y te proteja; ilumine su rostro sobre ti y te conceda su  favor; el Señor se fije en ti y te conceda la paz” 

 
Ser honrado es reconocer, que Jesús, el hijo de María, es nuestra esperanza.
Envió Dios a su hijo nacido de mujer y a nosotros nos envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama Abba Padre.
Al cumplirse los ocho días, lo circuncidaron y le pusieron por nombre Jesús, el Salvador, el Señor del cielo y de la tierra, pues todo se hizo por él y para él, que nada de lo que existe, existiera si no fuera creado por él. Reconozcamos, pues sus caminos, el camino del Evangelio, el camino de salvación, el camino de paz. Que le teman todos los pueblos hasta los confines del orbe.. Jesús el Señor (El que se lleva a Jesús se lo lleva todo)
 
Ser honrados como María, que se reconoce como la humilde servidora, que no se gloría de lo que ella es, sino de lo que ha hecho el Señor, que se acostumbró a guardar en su corazón y a meditar todas las maravillas que oía del niño, a su  prima Isabel, a los pastores, a los reyes, a Simeón y a Ana. No se reclama ningún honor para ella.

“Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.
 
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.
 
Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.
 
Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre”.

 Todo en María es obra del Padre, del Hijo y el Espíritu Santo la cubrió con su sombra.

Renovemos las reservas de amor a la Virgen de la Altagracia que tenemos en el corazón y en nuestra cultura el pueblo dominicano. Ella es el mayor regalo que Dios ha dado a este pueblo. Somos un pueblo agradecido, lo demostramos el 15 de agosto, no nos detuvo ni el sol, ni el calor, fuimos al Estadio Olímpico, pues la Madre de nuestro Señor venía a visitarnos a la capital de nuestro país. Jesús no iba a dejar quedar mal a su madre. Y sus hijos llenaron el estadio. Ella será el estandarte que unirá a este país hacia su Hijo y hacia el bien.
 
Ser honrado es ser íntegro, respetar los bienes ajenos y  sobre todo los bienes del Estado, que son bienes comunes: una persona deshonesta no es íntegra, no posee una correcta moral y no guarda las normas éticas y, puede incurrir en otras faltas como la mentira, falsedad, engaño, lujuria, indecencia, inmoralidad, deslealtad, cinismo, y desvergüenza.
 
Ser honrado es ser veraz y reconocer que el proyecto a realizar en este año nuevo debe ser un proyecto común, universal, comenzando por la conversión del corazón, la unidad de nuestras familias, el cuidado de la casa común, luchando contra el virus de la desigualdad, y asegurar trabajo digno para todos. El deshonrado no le interesa la moral, ni la fama, ni la integridad del otro.

Es un proyecto de fraternidad. El mayor tesoro de la humanidad es la fraternidad. Nadie se salva solo, nos salvamos en la donación de nosotros a los demás, como lo hizo Jesús, el Salvador del mundo. Todos podemos ser mejores; cada año nace la esperanza de un mundo mejor. Somos responsable de la familia humana.

“Si a ustedes no se les puede confiar algo que vale tan poco, como el dinero ganado deshonestamente, ¿quién les confiará lo que sí es valioso? Y si no se les puede confiar lo que es de otra persona, ¿quién les dará lo que será de ustedes? Nadie puede ser esclavo de dos amos, porque preferirá a uno más que a otro” Lc. 16,12-13

La honradez se verifica en nuestros actos de amor, de bien, en las buenas obras, éstas son las estrellas que nos trazan el camino. Ser prospectivo en este año nuevo: Este año será nuevo, si florecemos en buenas obras. Nos toca a nosotros dejar el mundo mejor de como lo hemos encontrado. Si somo servidores estamos en camino de la honradez, como Jesús, que no vino a ser servido, sino a servir, que pasó por el mundo haciendo el bien, porque el que no vive para servir, no sirve para vivir, y el que sirve, sirve, y el que  no sirve, no sirve.  

Feliz Año Nuevo.