Jue. May 23rd, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

La mediocridad es una declaración de ruindad

1 min read

Tiempos mediocres de contenidos vacuos, donde el apogeo de los vicios como virtudes, envilece la humanidad.

La mediocridad, por falta de carácter, entereza y dignidad, se multiplica en ambientes tibios, que propician complejos y envidias. Es una plaga que carcome la dignidad humana, el sentido común y de trascendencia.

Las virtudes construyen; los vicios destruyen. Observe su alrededor y lo descifrará.

El ejercicio heroico de las virtudes requiere, denuedo, un valor en sí mismo.

Los vicios son propios de las tinieblas que obnubilan la razón y el sentido común.

Decir la verdad es el arma del bien.

El mediocre, sin parámetros morales ni ética, se ajusta al desajuste despojándose de su dignidad para adherirse a una masa inerme, característico del “tonto útil” que irremediablemente daña a la sociedad.

Las virtudes construyen la santidad y la santidad es no hacer pacto con la mediocridad.