Jue. May 23rd, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

LA VIDA SACERDOTAL: Fray Máximo Rodríguez

2 min read

Red de Abogados Católicos.

El sacerdocio es un estilo de vida que a quienes el Señor llama, y lo reciben con amor, dedican toda la vida al servicio de los más necesitados, sin esperar recompensa material alguna, porque ya la han recibido con el amor de Jesús.

El Sacerdote Franciscano Máximo Rodríguez, acaba de partir ante la presencia del Señor, en un vuelo en primera clase, donde de seguro le aguarda un lugar privilegiado. Fue un ejemplo de la obediencia al llamado del Padre, se desempeñó como Párroco de la iglesia Las Mercedes por más de cuarenta años, hacía críticas recias contra los abusos, las malas prácticas y la corrupción. Así mismo, fue defensor de la vida. Su partida deja con nosotros el legado de la sencillez como forma de vida, en el vestir y nos inspira a mantener los brazos abiertos y los oídos limpios para escuchar a los parroquianos.

Su iglesia se constituyó en una fortaleza de moral y valentía. En sus homilías siempre decía y practicaba que la iglesia estaba para anunciar y denunciar los males de la forma de vida incorrecta, también decía que quienes callaban, eran cómplices de los males de la corrupción. Recibió más de cien amenazas por sus críticas y en sus comentarios decía que para él era una diversión; porque tenía una arma poderosa, que era la intercesión de la madre María y su hijo Jesús.

El pago a las denominadas «bocinas» él no lo condenaba, sin embargo, su tristeza era que nunca lo escucho referirse a la prevención de drogas, a la ludopatía, a la prostitución inducida, a la codependencia y solía afirmar contundentemente que “la iglesia jamás podría ser destruida por mortal alguno”.

En sus arengas a los parroquianos en tiempo de campaña, en cada eucaristía les decía: “un pica pollo o mil pesos, te castigarán para siempre y te harán más pobre”. Solía recomendar: “Aprendan a exigirle a los políticos que cumplan los compromisos que asumen en campaña, nunca abandonen sus reclamos”. No obstante, siempre fue contrario a la quema de goma y a romper el orden público.

Por último, siempre lo recordaremos en nuestro diálogo cuando decía, “la salvación es individual para cada cristiano o ateo”.

Descanse en paz, querido amigo.