Dom. Feb 25th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

Balance del 2023 y perspectivas del 2024

6 min read

La autonomía del mundo

Ya concluye el año 2023 y no podemos menos que reconocer en el curso del tiempo la autonomía que tiene el mundo, una dinámica propia que no es fruto del azar, sino de las sinergias de voluntades, carismas, talento y disciplina para impulsar la humanidad y el planeta a una especie de nueva realidad.

Aunque esta autonomía pueda vérsela como arreligiosa o secular, no nos cabe la menor duda de que todo impulso bueno, saludable y positivo viene de Dios y de todos aquellos hombres y mujeres que honestamente buscan la verdad para entonces orientar su vida y quehacer por senderos de libertad y justicia.

República Dominicana en un tiempo vivaz

Este año ha sido muy importante para validar el signo más distintivo del país, su estabilidad macroeconómica y su liderazgo como destino turístico en la región, al tiempo que ha tenido que enfrentar los efectos de la crisis humanitaria y política que vive la hermana nación de Haití.

A nivel internacional nuestra nación se ha ganado una reputación de estabilidad y liderazgo regional.

Continuidad del Estado:

A nivel político, una cosa positiva es que estos logros están asociados a buenas prácticas y una visión de Estado que superan las mezquindades políticas y se ha sabido reconocer y dar continuidad al manejo de la economía, la inversión social y la promoción del país como un buen lugar para invertir, trabajar y divertirse.

Año de la honestidad:

El liderazgo católico del país, junto a los obispos, se propuso hacer de este año 2023 una apuesta por la reflexión sobre el valor de la honestidad. Nos complace la alta asimilación que tuvo el tema, que acompañó la reflexión pastoral en los procesos de evangelización y también las inquietudes de otros estamentos de la vida civil. Partidos, sindicatos, juntas de vecinos, gremios profesionales y otras comunidades cristianas, de alguna manera hicieron un guiño a la necesidad de la honestidad y la honradez en los servidores públicos, en el sector privado y en la labor apostólica que llevamos adelante las Iglesias.

Puntos luminosos del 2023:

• Una leve mejora de la educación habla de que es posible avanzar si se emprenden enmiendas al sistema educativo.

• El sistema de justicia se ha mostrado fortalecido, a juzgar por los puntos de contacto entre la diversidad de actores.

• Las sesiones del Consejo Nacional de la Magistratura para designar nuevos jueces son cónsonas con un avance democrático en la separación de poderes.

• Las mejoras salariales de policías y militares, así como el proceso de reforma policial, son un punto de progreso para la seguridad y defensa de la nación.

• La gestión de la crisis haitiana y el protagonismo de la Cancillería.

• La sobriedad del liderazgo nacional en tiempo de crecimiento económico es un indicador del compromiso con que se asumen tareas en el sector público y privado.

• Las sinergias de inversión público-privadas un modelo de gestión novedoso y puede avanzar a una relación de ganar-ganar.

Zonas nubosas:

Si bien ha habido una relativa indexación de la inflación con el aumento de salarios, sobre todo en el sector público, queda pendiente el tema del salario real. Además de que es un régimen limitado, la compensación salarial que reciben trabajadores del sector privado debe seguir siendo mejorada.

En el sector de la industria turística falta una mejor compensación a sus empleados, pues de hecho, salvo excepciones, las condiciones laborales de quienes están en hoteles, bares y restaurantes dejan mucho que desear. En el Este del país la transportación del personal de hoteles debe superar sus notables deficiencias. Más decoro y seguridad son necesarios.

El profesorado necesita más que ser bien remunerado, necesita ser mejor formado y capacitado en nuevas competencias profesionales y emocionales.

La oposición política atomizada en los intereses de algunos no consigue ser un contrapeso que ayude a alcanzar nuevas conquistas democráticas y la renovación del Estado y sus instituciones.

La falta de autoridad para mantener a resguardo al espacio público, el uso de las vías y la seguridad para el libre tránsito de personas, da la sensación de que en algunos sectores la gente vive como chivo sin ley.

La contaminación sónica de empresas, locales comerciales y particulares compromete el descanso y la tranquilidad de personas en los espacios privados donde residen.

Vemos con preocupación el desplazamiento de la información segura y profesional, por la de los tendenciosos mensajes donde la verdad es la primera víctima. Muchos creadores de opinión ante la novedad tecnológica se ha agachado y no se atreven a dar el cambio, prefiriendo incluso la autocensura.

Los accidentes de tránsito son ya una marca país y la autoridades no hacen lo suficiente para prevenir, vigilar y sancionar estos trágicos eventos que enlutan a la familia nacional.

Hay quejas del acoso que reciben mujeres en el servicio público, como si ser mujer fuera ya una incapacidad para estar en política. Hace falta fortalecer la participación activa de las mujeres en las decisiones de las distintas políticas y del Estado.

Perspectivas 2024:

Un nuevo año electoral está a las puertas, y se espera que la madurez política prevalezca por encima de la mezquindad partidaria. Ojalá sea una oportunidad para propuestas de reales mejoras de los problemas nacionales: educación, seguridad social, energía eléctrica, reforma impositiva, salarios, seguridad vial.

El crecimiento económico debe ayudar a hacer reformas que mejoren la calidad de vida de los trabajadores en República Dominicana.

Los grupos y sectores organizados de la sociedad han de seguir alcanzando nuevos espacios que coadyuven a una sociedad más plural, abierta y equitativa. Se confía en que su visión renovada y renovadora sea una luz guía, que más allá de la necesaria criticidad, sea un actor confiable y entusiasta de los cambios que necesitamos hacer.

Los medios de comunicación que recuperen su liderazgo informativo haciendo las adecuaciones de lugar, integrando nuevos talentos y adhiriéndose a su compromiso inquebrantable con la verdad.

Esperamos que en el 2024 los legisladores tomen en serio la necesidad de un nuevo Código Penal y que dejen de lado la intromisión ideológica, concentrándose en este deber patriótico.

A Iglesia Católica, llamada a ser un signo de caridad y misericordia, el Papa le pide dedicarse a la Oración. De la mano con la oración del Padre nuestro queremos hacer de este año una preparación para el Jubileo de la Esperanza del Año 2025. El compromiso de fe nuestro, y el de otras iglesias cristianas, nos pone del lado de los humildes y de las mejores causas: Dios, la vida, la familia, la libertad, la justicia y la Patria.

Esperamos consensos amplios para reformas y emprendimientos estatales importantes en la seguridad social, energía eléctrica, impuestos, seguridad y defensa, educación, salud, transporte y tránsito, y muchas leyes que deben avanzarse para bien de nuestra nación.

Fe en el porvenir

Estamos firmes y confiados en que Dios Todopoderoso lleva adelante la historia y que su Espíritu habita el mundo impulsándolo hacia todo lo bueno y justo.

Nuestra fe nos hace confiar en el futuro, no en el alzar, sino en la certeza y seguridad que nos inspiran nuestros líderes nacionales, en la ilusión y el talento de nuestros jóvenes, en el trabajo y la disciplina de nuestros trabajadores y obreros, en la ciencia y la ética de los buenos profesionales, en la alegría y la confianza que sostienen a nuestros niños, niñas y adolescentes, en la sabiduría de nuestros mayores, en la fe de los creyentes que se abandonan totalmente en Dios.

Dios les bendiga.
¡Feliz y próspero Año Nuevo 2024!