Lun. Ene 30th, 2023

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Sabias decisiones para iniciar año escolar

3 min read

Conjeturas inicio año escolar

Por P. Mario de la Cruz C.

A propósito del inicio del nuevo año escolar 2020-2021, se han hecho muchas conjeturas y se han emitido muchas ideas que llaman a la reflexión. Es importante saber que la educación es una necesidad básica para el ser humano, al igual que la alimentación y la salud.

Es por esta razón, por ser la educación una necesidad básica, que invito a los gestores de la misma, empezando por las autoridades actuales, junto a las electas del Ministerio de Educación, a hacer una reflexión y un análisis profundos en torno al tema, para que puedan tomar las mejores decisiones respecto del inicio y el curso a seguir en el nuevo año escolar.

Es cierto que estamos en un momento de aumento de los contagiados de la pandemia Covid-19, sin embargo, estamos en otro momento difícil en cuanto a la Educación dominicana. Por un lado, experimentamos un nivel muy bajo, según las estadísticas internacionales (Prueba PISA), pero, por otro lado, estamos saliendo despacio de un nivel alto de analfabetismo, de deserción escolar y empezando a incursionar, con pasos agigantados, en la educación virtual.

Todo esto nos lleva a la reflexión de que hemos de tener cuidado con aplazar el inicio del año escolar y tener cuidado con el curso a seguir, ya que un error en las tomas de decisiones en esta materia nos puede salir muy caro.

Solo hay que pensar que la situación de la Educación en la actualidad es multifactorial por los efectos que puede causar:

  • Aumento de la deserción escolar.
  • Crecimiento del analfabetismo y del bajo nivel educativo.
  • Impedimento de los padres de los niños para trabajar y sostenerlos.
  • Crecimiento de la pereza y el desinterés de los niños.
  • Pérdida de tiempo y merma en el aprendizaje de los niños.
  • Disminución de las oportunidades de aprendizaje de los nuevos y modernos métodos de enseñanzas virtuales.
  • Problemas económicos de los empleados de las instituciones educativas privadas.
  • Desaparición y problemas económicos de las instituciones educativas privadas.
  • Incremento del hambre de los niños de las familias pobres que se alimentan en la escuela.
  • Aumento de la pobreza de las familias de los estudiantes.

Comenzar virtualmente si es necesario.

Por este motivo, pensamos que tenemos que pensar en todos estos y otros factores que incluye el tema del inicio y el curso del nuevo año escolar. Entendemos que, en caso de que en la fecha del 24 de agosto que está fijado el inicio del año escolar no se pueda de manera presencial, lo hagamos de manera virtual y aplacemos la presencialidad para el momento en que se pueda, según el curso de la pandemia, sin embargo, no aplacemos demasiado el inicio, ya que, si algunos centros educativos tuvieron problemas para culminar este año y se aplaza aún más el año próximo, se va a profundizar el problema.

Citando al obispo presidente del área de educación de la Conferencia Episcopal Boliviana, Mons. Bascopé Müller, “la educación no debe detenerse”. Preparemos nuestros centros educativos y a nuestros docentes para una educación de calidad, tanto presencial como virtual, y así les damos a nuestros niños y a nuestros jóvenes lo mejor que la sociedad puede ofrecer: la educación.

Enfoquémonos en eso, en prepararnos bien para un inicio diferente en medio de una situación especial. Aprovechemos lo que tenemos y aumentemos nuestro caudal, en vez de tirar por la borda lo poco o mucho que tenemos. Eduquemos a nuestros niños, adolescentes y jóvenes para actuar con responsabilidad, usando las mascarillas y cuidándose para no infectarse ni infectar. Trabajemos todos por una educación de calidad sin detenernos.

El autor es sacerdote Dr. en Educacion y director del Colegio Arroyo Hondo.

Acerca del Autor