Mar. Dic 1st, 2020

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Líder, como pocas

3 min read

Hace unos años, mi hijo Javier me pre­guntó: “¿Mami, Consuelo es adopta­da?”. Era un niño. Quería mucho, aun la quiere, a doña consuelo Guerrero, la directora de su colegio, en ese mo­mento. Además, la respetaba pues conocía su carác­ter fuerte, sostenido, eso sí, por una gran nobleza, en­trega y generosidad, necesario para sacar adelante un compromiso profesional que he visto pocas veces en la de educación dominicana.

La respuesta
Ante aquella extraña e inesperada interrogante de Javier, sorprendida, le respondo: “Claro que no, mi hijo, ¿por qué preguntas?” Él me dice: “¡Es que su ma­má es tan dulce!” Mi carcajada solo fue superada por la de la propia Consuelo cuando le conté la anécdota, ella no solo la disfrutó sino que estuvo de acuerdo en que su madre era una mujer dulce, amable, encanta­dora. Esa persona especial se llamaba Ivelisse Prats Ramírez de Pérez y acaba de partir a la eternidad ha­ce unos días.

Un mensaje

En el velatorio de doña Ivelisse, su hija Consue­lo, maestra hasta en medio del dolor más profundo, pues ha perdido su referente, su guía, su orgullo, le envió un mensaje a mi hijo, su alumno de tantos años, que tiene la condición del Síndrome de Asperger. Consuelo animó a Javier ha demostrar que él puede salir adelante como lo hizo doña Ivelisse, la viejita dulce, que tanto le agradaba. No le pide poco. Los pa­sos de esa señora frágil, sencilla, sin el menor gesto de afectación o pretensión en su trato, marcaron prece­dentes como ciudadana, profesora, mujer y política, y la hicieron única.

Sin mancharse
¿Quién, tan coqueta en su apariencia, creyente en Dios, madre a toda prueba y esposa dedicada, podía caminar por esos senderos tan enlodados de nuestra política sin mancharse ni la suela de los zapatos? ¿Có­mo pudo tener la fragilidad física de un niño, enfren­tó problemas de salud toda su vida, y el carácter y la voluntad de un gigante invencible? ¿Quién, con su historial, pionera en tantas cosas, escoge la modestia como estandarte, para ponderar el trabajo ajeno sin el menor viso de mezquindad?

Deslumbrada
Cuando conocí a doña Ivelisse, como le ocurrió a Ja­vier, esta me deslumbró. Consuelo nos animó a con­versar y quedé prendada, de esa señora que había cargado sobre sus hombros un trozo de la historia de­mocrática de este país sin mostrar vestigios de amar­gura. Ella legó sus genes, de maestra extraordinaria, a su hija Consuelo a quien alumnos, como mi hijo, le deben tanto. Por eso, ahora, también, a esta maestra fuera de lo común, que cuidó sin descanso a su madre en su lecho de enferma, hay que animarla a seguir adelante, después de esta dura prueba, con la certeza de que llegará a tiempo a su cita ineludible en el cielo con la mujer que le dio la vida. Una líder dulce, como pocas; fuerte y coherente, como ninguna otra.

Más Historias

2 min read
2 min read