Mar. Dic 1st, 2020

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Sobre interpretación dada a la noticia publicada respecto a la unión homosexual supuestamente dicha por el Papa Francisco

4 min read

Mi opinión va más en lo doctrinal que en lo legal. Lo primero que hay que cuestionar es el titular de la noticia, que no cabe dudas que provoca de todo. Lo segundo es que hay que leer el cuerpo de la noticia completo para hacerse una idea lo más adecuada posible al titular . Lo tercero es que fue publicado en un portal católico de entera credibilidad.

La noticia hace referencia a “opiniones personales” del papa. No lo dijo (por lo menos el cuerpo de la noticia no lo especifica), en una reunión oficial con cardenales, ni un consistorio ni un concilio ni nada parecido. Dice que fueron recogidas esas opiniones en una reflexión sobre el cuidado pastoral de aquellos que se identifican como LTGBIQ.

Según el artículo , opina el papa: “las personas homosexuales tienen derecho a estar en la familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de la familia a nadie ni hacerle la vida imposible por eso”. Estas palabras no tienen nada de extraordinario ni escandalosas ya que se pide que estas personas con AMS sean siempre acogidas y aceptadas en sus hogares.

Pero después cita otras palabras del papa, y que parece ser que son las que causan la controversia o escándalo: “Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil. Tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”.

Aquí lo que yo más bien preguntaría a los expertos en derecho es: crear una ley de unión civil sería o se entiende como darle rango de matrimonio a las uniones homosexuales? Sería otorgarle a esas uniones los mismos derechos del matrimonio heterosexual? No somos todos los ciudadanos iguales ante la ley? No tenemos todos los ciudadanos los mismos derechos y deberes ante la ley? Es necesario crear leyes especiales a una minoría, como a estos grupos LGTBIQ que les garanticen unos privilegios? No permite la ley el que dos personas adultas, sin importar sus preferencias sexuales, establezcan los acuerdos legales que ellos consideren? No sería esta una manera de protegerse legalmente?

El artículo en cuestión lo que habla es sobre un documental que será estrenado en estos días sobre la vida y el ministerio del papa francisco. También aborda diversos temas sociales en el pontificado del papa, así como el ministerio pastoral hacia quienes viven en las periferias existenciales, y otros temas, como el de los migrantes, los refugiados, los pobres, los abusos sexuales del clero, el papel de la mujer en la sociedad, la posición de los católicos hacia los que se identifican como LGTBIQ.

Por otro lado, cita el artículo unas palabras del papa hacia una pareja gay que llevó sus hijos a la iglesia y les dijo que hacen muy bien en llevarlos. Este punto plantea aquí para la iglesia la cuestión de si los hijos adoptados de las parejas homosexuales hay que bautizarlos o no. Cuestión esta que la Iglesia Universal aún no se ha pronunciado claramente.

En el sínodo de los obispos del año 2014, dijo: “El pequeño debe ser acogido con la misma atención, ternura y solicitud que reciben los otros niños”; y también: “En realidad, la Iglesia aplica un criterio de benignidad para el niño, quien no debe ser privado de la gracia por el modo de vida de los padres”. Esto no se debe interpretar como que la Iglesia está aprobando eclesialmente las uniones homosexuales.

Son dos actos o cosas diferentes; también aquí debemos recordar lo que dice el catecismo en los nn. 1213-1250, y el Código de Derecho Canónico con la recepción del bautismo: “para poder bautizar a un niño, hasta los 7 años de edad sólo se piden dos requisitos: que consienta al menos uno de los dos padres, y que haya esperanzas fundadas de que va a ser educado en la fe católica.” Como se ve, el Código no exige ningún requisito referente a la calidad moral de la relación de los padres; el criterio es “no castigar” al hijo. Además, el sacerdote puede tener fundada razón, aunque sea mínima, en los padrinos.

Leer y discernir.

Concluyendo. Es bueno leer el artículo completo y con detenimiento. Es un documental que se presenta sobre la vida y ministerio del papa. No son afirmaciones dogmáticas ni doctrinales del papa; son opiniones y apreciaciones personales que no hay por qué estar de acuerdo. Ningún papa tiene la autoridad para cambiar la doctrina milenaria del evangelio de Cristo ya que, Cristo no se la dio a nadie, ni siquiera al apóstol Pedro.

Aun así, lo cierto es que, estas palabras salidas de la boca del papa no dejan de causar escándalo, y tendrá ahora que venir una respuesta clara del Vaticano al respecto porque esta noticia ha causado un revuelo, manipulación y confusión en todo el pueblo de Dios. Estas palabras del papa no hay que entenderlas como que a partir de ahora, o que ya se está preparando la Iglesia para cambiar su doctrina con respecto a la moral sexual.

En nuestro artículo anterior aclaramos algunos de estos conceptos.

Escuchen la opinión de este sacerdote al respecto: