Sáb. May 28th, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

HAMBRE DE JESÚS

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 16/4/21 (Jn 6,1-15).

En el evangelio de hoy, se observa que el hambre primera que sufre la gente es del mismo Jesús. Andan como ovejas sin pastor. Ni siquiera se han quejado del estómago. Aunque sea con sus confusiones, lo buscan a Él…

Para saciar el hambre, Jesús implica a sus discípulos, despertándoles la sensibilidad: “¿Con qué compraremos panes para que coman estos?” Es una cuestión provocativa, que invita a pensar y a escudriñar…

Los cálculos de Felipe son bastante humanos: “doscientos denarios de pan no bastarían…”. Es una muchedumbre hambrienta…sedienta, mendiga… lánguida…

Ah… ¡una luz llegó a Andrés!:

“Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes y dos peces”… (siete, en total).

¡Increíble! Un bendito muchacho joven tiene con Él la base necesaria para quitar el hambre a todo un pueblo; aunque sea tenido por poco: “¿qué es eso para tantos?”

Observe que ese muchacho no tiene nombre:
somos cada uno de nosotros, a quienes los apóstoles nos sorprenden con los “pancitos reservados” y nos invitan a disponerlos… aunque parezcan pocos… porque de hecho, lo son, hasta que se añadan los siguientes detalles imprescindibles:

  1. Seguir y ser fiel a la Palabra de Jesús.
  2. Organizar a la gente.
  3. Improvisar la “parroquia”: “hay mucha hierba gracias a Dios”… lo más importante es que:
  4. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió…“.

La gente hambrienta quedó saciada con un manjar sin desperdicio. “Se llenaron doce canastos con los sobrados, porque hay más personas que necesitan comer”.

Señor, queremos sacar nuestros panes y peces reservados en la despensa de nuestro interior. Deseamos disponerlos para que mediante tus ministros, y en comunión con ellos, puedan ser bendecidos con tu Palabra y tu Gracia, y ayuden a saciar el hambre de ti.

Cuando Jesús vive hecho alimento de vida en la persona, la solidaridad con el pan transitorio es espontánea. Saciemos, como Iglesia de Cristo, el hambre de Jesús.

  • ☆¿Dónde están mis panes?
  • ☆¿Qué tipo de pan quiero ser? 

Comentarios de la Hermana Ángela Cabrera