Lun. Oct 25th, 2021

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

María ha elegido la mejor parte

3 min read
KERYGMA DIGITAL

¿Elegimos la mejor parte de la vida? Puede ser que nos pasemos el tiempo preocupados y afanados por las mismas cosas superfluas e innecesarias de las que se ocupan las personas sin fe. No sea así entre los cristianos.

La vida nos viene de estar siempre en la presencia de Dios. Adorar al Señor y servirle en todo momento es la verdadera misión de toda persona de fe. Ciertamente, estamos en el mundo para hacer, como la levadura en la masa de harina, fermento de todos. Los cristianos son como antorchas vivas que iluminan las tinieblas del mundo. Esto se hace haciendo la voluntad de Dios. Amándole con todo el corazón, el alma y la mente.

La vida cristiana es de acción contemplativa. Vivimos en el mundo pero no somos del mundos. Amamos a todos y con nuestros hechos damos testimonio creíble de Dios. Con el corazón puesto en el Señor, cambiemos el mundo para mejor. Amén.

Leer:

Texto del Evangelio (Lc 10,38-42):

En aquel tiempo, Jesús entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude». Le respondió el Señor: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada».