Dom. Abr 14th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

RICOS Y RIQUEZAS (I)

6 min read

INTRODUCCIÓN

Cuando repaso los tiempos presentes y la historia de los pueblos, de manera científica, me impacta siempre el constatar cómo los datos humanos, de ayer y de hoy, coinciden con los datos bíblicos de siempre. También tratándose de la realidad del tema ricos y riquezas, tema de ayer y de hoy.

Siempre he querido volver sobre esa realidad. En lugar de hacer reflexiones propias, voy a tomar los datos, versículos bíblicos.

Considero que ellos son el mejor reflejo de esta realidad y pueden ser una valiosa fuente de predicación y meditación personal sobre el tema. Ciertamente que debo darlo en varias entregas para poder dar citas en extenso, que se puedan leer directamente, sin que haya que ir necesariamente a la Biblia misma.

Es bueno recordar que las riquezas no son malas en sí. Lo malo está en otra cosa. Tengo un libro de bolsillo titulado “Producir para compartir”. Baste decir que si no se tiene, no se comparte. Aprendamos qué es lo bueno y lo malo de las riquezas.

He aquí 32 citas, textos o datos, en esta primera entrega.

  1. “No se fíen de la opresión, no se ilusionen con la rapiña, a las riquezas, cuando aumenten, no se peguen el corazón” (Salmo 62, 11).
  2. “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos” (Mateo 5, 3).
  3. “Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?” Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios” (Juan 12, 20-21).
  4. “Se afana el rico por juntar riquezas, y cuando descansa, se hastía de sus placeres” (Eclesiástico 31, 3).
  5. “Y Efraím dice: “Sí, me he enriquecido, me he fraguado una fortuna”. ¡Ninguna de sus ganancias se hallará, por la iniquidad con que pecó!” (Oseas 12, 9).
  6. “El hermano de condición humilde gloríese en su exaltación, y el rico en su humillación, porque pasará como flor de hierba: sale el sol con fuerza y seca la hierba y su flor cae y se pierde su hermosa apariencia; así el rico se marchitará en sus caminos” (Santiago 1, 9-11).
  7. “Dices: soy rico; me he enriquecido; nada me falta”. Y no te das cuenta que tú eres un desgraciado, digno de compasión, pobre, ciego y desnudo…” (Apocalipsis 3, 17).
  8. “En tus riquezas no te apoyes; no digas: “Tengo bastante con ellas” (Eclesiástico 5, 1)
  9. “No digas: Tengo bastante con ellos, ¿qué mal puede alcanzarme ahora?” (Eclesiástico 11, 24).
  10. “A los ricos de este mundo recomiéndoles que no sean altaneros ni pongan su esperanza en lo inseguro de las riquezas, sino en Dios, que nos provee espléndidamente de todo para que lo disfrutemos…” (1 Timoteo 6, 17).
  11. “El hombre en los honores no comprende; se asemeja a la bestia enmudecida” (Salmo 49).
  12. «Entonces dijo Jesús a sus discípulos: “Yo les aseguro que un rico difícilmente entrará en el Reino de los Cielos. Se lo repito, es más fácil, que un camello entre por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el Reino de los Cielos”. Al oír esto, los discípulos se asombraron mucho  y decían: “Entonces, ¿quién se podrá salvar?” Jesús, mirándolos fijamente, dijo: “Para los hombres eso es imposible, mas para Dios todo es posible” (Mateo 19, 23-26).
  13. “Porque la raíz de todos los males es el afán de dinero, y a algunos, por dejarse llevar de él, se extraviaron en la fe, y se atormentaron con muchos dolores” (1 Timoteo 6, 10).
  14. “Quien cierra los oídos a las súplicas del débil, clamará también él y no hallará respuesta” (Proverbios 21, 13).
  15. “Porque tendrá un juicio sin misericordia, el que no tuvo misericordia; pero la misericordia se siente superior al juicio” (Santiago 2, 13).
  16. “El alma generosa será colmada, y el que empapa también será empapado” (Proverbios 11, 25).
  17. “Quien se apiada del débil, presta a Yahvé, el cual le dará su recompensa” (Proverbios 19, 17).
  18. “El de buena intención será bendito, porque da de su pan al débil” (Proverbios 22, 9).
  19. “El que da a los pobres no conocerá la indigencia; el que se tapa los ojos será muy maldecido” (Proverbios 28, 27).
  20. “Con largueza da a los pobres; su justicia por siempre permanece, su cuerno en gloria se levanta” (Salmo 112).
  21. “Den y se les dará: una medida buena, apretada, remecida hasta rebasar, pondrán en la halda de sus vestidos. Porque con la medida con que midan se les medirá a ustedes” (Lucas 6, 38).
  22. “Y todo aquel que dé de beber tan solo un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños, por ser discípulo, les aseguro que no perderá su recompensa” (Mateo 10, 42).
  23. “Vendan sus bienes y den limosna. Háganse bolsas que no se deterioran, un tesoro que no les fallará en los cielos, donde no llega el ladrón, ni roe la polilla; porque donde esté su tesoro, allí estará también su corazón…” (Lucas 12, 33-34).
  24. “Un consejo les doy sobre el particular; que es lo que les conviene a ustedes, ya que desde el año pasado han sido los primeros, no solo en hacer la colecta, sino también en tomar la iniciativa. Ahora llévenla también a cabo, de forma que a su prontitud en la iniciativa corresponda la realización conforme a sus posibilidades. Pues si hay prontitud de voluntad es bien acogida con lo que se tenga, y no importa si nada se tiene. No que pasen apuros para que otros tengan abundancia, sino con igualdad. Al presente, la abundancia de ustedes remedia la necesidad de ellos, para que la abundancia de ellos, pueda remediar la necesidad de ustedes y reine la igualdad…” (2 Corintios 8, 10-14).
  25. “No se fíen de la opresión, no se ilusionen con la rapiña; a las riquezas, cuando aumenten, no apaguen el corazón” (Salmo 62).
  26. “El pueblo de la tierra ha hecho violencia y cometido pillaje, ha oprimido al pobre y al indigente, ha maltratado al forastero sin ningún derecho. He buscado entre ellos alguno que construyera un muro y se mantuviera de pie, en la brecha ante mí, para proteger la tierra e impedir que yo la destruyera, y no he encontrado a nadie. Entonces he derramado mi cólera sobre ellos; en el fuego de mi furor los he exterminado. He hecho caer su conducta sobre su cabeza, oráculo del Señor Yahvé” (Ezequiel 22, 29-31).
  27. “El hombre leal será muy bendecido; quien se hace rico aprisa, no quedará impune” (Proverbios 28, 20).
  28. “Miren: el salario que no han pagado a los obreros que segaron sus campos está gritando, y los gritos de los segadores han llegado a los oídos del Señor de los ejércitos” (Santiago 5, 4).
  29. “Si acumula la plata como polvo, si amontona vestidos como fango, ¡que amontone!: un justo se vestirá con ellos, un inocente heredará la plata. Se edificó su casa como un nido, como garita, que construye un guarda. Rico se acuesta, más por última vez; cuando abre los ojos, ya no es nada. En pleno día lo asaltan terrores, de noche un torbellino lo arrebata” (Job 27, 16-20).
  30. “Escuchen esto, los que pisotean al pobre y quieren suprimir a los humildes de la tierra, diciendo: “¿Cuándo pasará el novilunio para poder vender el grano, y el sábado para dar salida al trigo, achicando la medida y aumentando el peso, falsificando balanzas de fraude, comprando por dinero a los débiles y al pobre por par de sandalias, para vender hasta las ahechaduras del grano?” Lo ha jurado Yahvé por el orgullo de Jacob: ¡Jamás he de olvidar todas sus obras! Y por eso, ¿no se estremecerá la tierra, y hará duelo todo el que en ella habita, subirá toda entera como el Nilo, y bajará como el Río de Egipto?” (Amós 8, 4-8).
  31. “Dices: “Soy rico; me he enriquecido, nada me falta”. Y no te das cuenta de que tú eres un desgraciado, digno de compasión, pobre, ciego y desnudo” (Apocalipsis 3, 17).
  32. “No había entre ellos ningún necesitado, porque todos los que poseían campos o casas, los vendían, traían el importe de la venta, y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada uno según sus necesidades” (Hechos 4, 34-35).

CONCLUSIÓN

Certifico que todas las citas son textuales, tomadas de la Biblia.

DOY FE en Santiago de los Caballeros a los veintidós (22) días del mes de junio del año del Señor dos mil veintitrés (2023).