Mar. May 21st, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

RICOS Y RIQUEZAS (II)

6 min read

INTRODUCCIÓN

Vamos a colocar la misma introducción de la primera entrega:

Cuando repaso los tiempos presentes y la historia de los pueblos, de manera científica, me impacta siempre el constatar cómo los datos humanos, de ayer y de hoy, coinciden con los datos bíblicos de siempre. También tratándose de la realidad del tema ricos y riquezas, tema de ayer y de hoy.

Siempre he querido volver sobre esa realidad. En lugar de hacer reflexiones propias, voy a tomar los datos, versículos bíblicos.

Considero que ellos son el mejor reflejo de esta realidad y pueden ser una valiosa fuente de predicación y meditación personal sobre el tema. Ciertamente que debo darlo en varias entregas para poder dar citas en extenso, que se puedan leer directamente, sin que haya que ir necesariamente a la Biblia misma.

Es bueno recordar que las riquezas no son malas en sí. Lo malo está en otra cosa. Tengo un libro de bolsillo titulado “Producir para compartir”. Baste decir que si no se tiene, no se comparte. Aprendamos qué es lo bueno y lo malo de las riquezas.

He aquí otras 36 citas, textos o datos, en esta segunda entrega.

  1. “Honra al Señor con tus riquezas, con las primicias de todas tus ganancias: tus almacenes se llenarán de grano y rebozará de mosto tu lagar” (Proverbios 3, 9-10).
  2. “Yo, Tobit, he andado por caminos de verdad y en justicia todos los días de mi vida y he repartido muchas limosnas entre mis hermanos y compatriotas, deportados conmigo a Nínive, al país de los asirios” (Tobías 1, 3).
  3. “Feliz, el rico que fue hallado intachable; que tras el oro no se fue” (Eclesiástico 31, 8).
  4. “No te fatigues por enriquecerte, deja de pensar en ello. Pones tus ojos en ello y no hay nada. Porque se hace alas como águila, y se vuela hasta el cielo” (Proverbios 23, 4-5).
  5. “Aleja de mí la mentira y la palabra engañosa; no me des pobreza ni riqueza, déjame gustar mi bocado de pan…” (Proverbios 30, 8).
  6. “Quien ama el dinero no se harta de él; y para quien ama riquezas, no bastan ganancias. También esto es vanidad” (Eclesiastés 5,9).
  7. “… Porque a muchos perdió el oro; hasta los corazones de los reyes descarrió” (Eclesiástico 8, 2)
  8. “… Nada más una sombra, el humano que pasa, solo un soplo, las riquezas que amontona, sin saber quién las recogerá” (Salmo 39, 7).
  9. “Los justos lo verán y temerán, se reirán de él: “¡Ese es el hombre que no puso en Dios su refugio, mas en su gran riqueza confiaba, se jactaba de su crimen! (Salmo 52- 8-9)
  10. “Nada servirán riquezas el día de la ira, mas la justicia libra de la muerte” (Proverbios 11, 4).
  11. “Quien confía en su riqueza, éesese caerá; los justos brotarán como follaje” (Proverbios 11, 28).
  12. “Mejor es poco con temor del Señor, que gran tesoro con inquietud. Más vale un plato de legumbres con cariño, que un buey cebado con odio” (Proverbios 15- 16-17).
  13. “No te fatigues por enriquecerte; deja de pensar en ello” (Proverbios 23, 4).
  14. “Hay quien se hace rico a fuerza de engaño y avaricia, y esta es la parte de su recompensa: cuando dice: ‘Ya he logrado reposo, ahora voy a comer de mis bienes’, no sabe qué tiempo va a venir; morirá y se lo dejará a otros” (Eclesiástico 11, 18-19).
  15. “La perdiz incuba lo que no ha puesto; así es el que hace dinero, mas no con justicia: en mitad de sus días lo ha de dejar, y a la postre resultará un necio” (Jeremías 17, 11).
  16. “Arrojarán su plata por las calles y su oro se convertirá en basura. No se saciarán más, no llenarán más su vientre, porque era ello la ocasión de su crimen” (Ezequiel 7, 19).
  17. “Miren y guárdense de toda codicia, porque aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes” (Lucas 12, 15).
  18. “… Háganse bolsas que no se deterioran, un tesoro que no les fallará en los cielos, donde no llega el ladrón ni roe la polilla” (Lucas 12, 33).
  19. “Quien ama el dinero, no se harta de él; y para quien ama riquezas, no bastan ganancias. También esto es vanidad” (Eclesiastés 5, 9).
  20. “El insomnio por la riqueza consume las carnes; las preocupaciones que trae ahuyentan el sueño. Las preocupaciones del día impiden dormir; la enfermedad grave quita el sueño. Se afana el rico por juntar riquezas, y cuando descansa, se hastía de sus placeres” (Eclesiástico 31, 1-3).
  21. “Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien, se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al dinero” (Mateo 6, 24).
  22. “El que fue sembrado entre abrojos, es el que oye la Palabra, pero las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas ahogan la Palabra, y queda sin fruto” (Mateo 13, 22).
  23. “Ningún criado puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al dinero”. Estaban oyendo todas estas cosas los fariseos, que amaban las riquezas, y se burlaban de él”.  (Lucas 16, 13).
  24. “El Señor no permite que el justo pase hambre, pero rechaza la codicia de los malos” (Proverbios 10, 3).
  25. “Pues bien, ya que ustedes pisotean al débil, y cobran de él tributos de grano, casas de sillares construyeron, pero no las habitarán; viñas selectas plantaron, pero no beberán su vino. ¡Que yo sé que son muchas sus rebeldías y graves sus pecados, oh opresores del justo, que aceptan soborno y atropellan a los pobres en la Puerta!” (Amós 5, 11).
  26. “Mata a su prójimo quien le arrebata su sustento, vierte sangre quien quita el jornal al jornalero” (Eclesiástico 34, 22).
  27. “Hay un grave mal que yo he visto bajo el sol: riqueza guardada para su dueño, y que solo sirve para su mal” (Eclesiastés 5, 12).
  28. “El que ama el oro no se verá justificado, el que anda tras el lucro se extraviará en él. Muchos se arruinaron por causa del oro, su perdición la tenían delante. Es leño de tropiezo para los que le ofrecen sacrificios y todo insensato queda preso en él” (Eclesiástico 31, 5).
  29. “Los que quieren enriquecerse caen en la tentación, en el lazo y en muchas codicias insensatas y perniciosas que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición” (1 Timoteo 6, 9).
  30. “El rico que vacila es sostenido por sus amigos, al humilde que cae sus amigos lo rechazan. Cuando el rico resbala, muchos lo toman en sus brazos; dice estupideces y lo justifican; resbala el humilde y se le hacen reproches; dice cosas sensatas y no se le hace caso. Habla el rico y todos se callan y exaltan sus palabras hasta las nubes. Habla el pobre y dicen; ‘¿Quién es este?’, y si se equivoca se lo echa por tierra” (Eclesiástico 13, 21).
  31. “El pobre habla suplicando, pero el rico responde con dureza” (Proverbios 18, 23).
  32. “El hombre rico se cree sabio; pero el pobre inteligente lo desenmascara” (Proverbios 28, 11).
  33. “El rico agravia y encima se envalentona; el pobre es agraviado y encima ha de excusarse” (Eclesiástico 13, 3).
  34. “No temas cuando el hombre se enriquece, cuando crece el boato de su casa” (Salmo 49, 17).
  35. “Porque la raíz de todos los males es el afán de dinero; y algunos, por dejarse llevar de él, se extraviaron en la fe y se atormentaron con muchos dolores” (1 Timoteo 6, 10).
  36. «Regula tus limosnas según la abundancia de tus bienes. Si tienes poco, da conforme a ese poco, pero nunca temas dar limosna” (Tobías 4, 8).

CONCLUSIÓN

Certifico que todas las citas son textuales, tomadas de la Biblia.

DOY FE en Santiago de los Caballeros, a los veintinueve (29) días del mes de junio del año del Señor dos mil veintitrés (2023).