Sáb. Jun 22nd, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

Domingo XXVI del tiempo Ordinario.

2 min read

Preparemos juntos el Evangelio del Domingo

Cada semana un profesor del Instituto Bíblico Pastoral Latinoamericano (IBPL) de la FEBIPE-UNIMINUTO explica, apoyado en la exégesis, las principales claves el Evangelio del domingo.

En esta ocasión se aborda la “Parábola de los dos hijos” en Mateo 21,28-32.

Después de contextualizar el pasaje de manera sucinta, se llama la atención respecto al texto mismo, una parábola que está enmarcada en otras dos parábolas: La primera, la de dos hijos, (21,28-32); la segunda, la de los viñadores homicidas (21,33-43) y la tercera, la de los invitados al banquete de bodas (22,1-14).

Las tres parábolas nos sumergen en una realidad oscura, que proviene de la libertad humana: el rechazo del Mesías e Hijo enviado por Dios.

Como conclusión, se descubre cómo la moral evangélica no es la de la rígida obediencia, sino la de la fecundidad que sabe unirse de corazón a corazón con el Padre: es desde ahí que brota la fecundidad de los frutos buenos.

Mateo 21,28-32

-¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos; dirigiéndose al primero, le mandó:

«Hijo, vete hoy a trabajar en la viña». Pero él le contestó: «No quiero». Sin embargo, se arrepintió después y fue.

Se dirigió entonces al segundo y le dijo lo mismo. Éste le respondió: «Voy, señor»; pero no fue.

¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?

—El primero –dijeron ellos.

Jesús prosiguió:

—En verdad les digo que los publicanos y las meretrices van a estar por delante de ustedes en el Reino de Dios.

Porque vino Juan a ustedes con un camino de justicia y no le creyeron; en cambio, los publicanos y las meretrices le creyeron. Pero ustedes, ni siquiera viendo esto, se arrepintieron después para poder creerle.