Vie. Ene 27th, 2023

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Los Personajes del Tiempo de Adviento.

8 min read

Los personajes de este tiempo son:

Isaías: figura de espera por la Salvación.

Juan Bautista: figura de preparación.

María: Virgen de la Esperanza y Madre del Salvador.

1.- Isaías: figura de espera por la Salvación.

279_original.jpg

La elección de las lecturas de Adviento nos ha puesto en frecuente contacto con Isaías. Es el Profeta por excelencia del tiempo de la espera; está asombrosamente cercano, es de los nuestros, de hoy.

Encontramos en Isaías ese poder tranquilo e inquebrantable del que está poseído por el Espíritu que anuncia, sin otra alternativa y como pesándole lo que le dicta el Señor.

El profeta apenas es conocido por otra cosa que sus obras, pero éstas son tan características que a través de ellas podemos adivinar y amar su persona.  Isaías vivió en una época de esplendor y prosperidad. Rara vez los reinos de Judá y Samaría habían conocido tal optimismo y su posición política les permite ambiciosos sueños.

Su religiosidad atribuye a Dios su fortuna política y su religión espera de él nuevos éxitos. En medio de este frágil paraíso, Isaías va a erguirse valerosamente y a cumplir con su misión: mostrar a su pueblo la ruina que le espera por su negligencia.

Los comienzos de la obra de Isaías, que originarán la leyenda del buey y del asno del pesebre, marcan su pensamiento y su papel. Yahvé lo es todo para Israel, pero Israel, más estúpido que el buey que conoce a su dueño, ignora a su Dios (Is 1, 2-3).

Pero Isaías presenta para este tiempo dos temas:

La Doncella va a dar a Luz:

Pero Isaías no se aislará en el papel de predicador moralizante. Y así se convierte para siempre en el gran anunciador de la Parusía, de la venida de Yahvé. Para Isaías, como más tarde para San Pablo y San Juan, la venida del Señor lleva consigo el triunfo de la justicia.

En el evangelio del primer domingo de Adviento sobre el fin del mundo y la Parusía, los dos significados del Adviento dejan constancia de ese fenómeno propiamente bíblico en el que una doble realidad se significa por un mismo y único acontecimiento. El reino de Judá va a pasar por la devastación y la ruina.

El nacimiento de Emmanuel, “Dios con nosotros”, reconfortará a un reino dividido por el cisma de diez tribus. El anuncio de este nacimiento promete, pues, a los contemporáneos de Isaías y a los oyentes de su oráculo, la supervivencia del reino, a pesar del cisma y la devastación. Príncipe y profeta, ese niño salvará por sí mismo a su país.

san-isaias-profeta

La Edad de Oro:

La presentación literaria del oráculo y el modo de insistir Isaías en el carácter liberador de este niño, cuyo nacimiento y juventud son dramáticos, hacen presentir que el profeta ve en este niño la salvación del mundo.

A partir del lunes de la segunda semana de Adviento, la Iglesia lee en los maitines largos pasajes del Apocalipsis de Isaías (cap. 24-27). La crítica actual está de acuerdo en no atribuirlos a Isaías. Pero estos poemas están muy en la línea de su pensamiento.

Evocan el día de Yahvé y la Parusía. Por eso, la Iglesia los toma durante este tiempo. Y esto confirma también el doble aspecto que la liturgia quiere dar al Adviento. Unas veces toma textos sobre Emmanuel, otras los pasajes que anuncian la Parusía.

En el capítulo segundo de su obra, hemos visto a Isaías anunciando una Parusía que a la vez será un juicio. En el capítulo 13, describe la caída de Babilonia tomada por Ciro. Y de nuevo, se nos invita a superar este acontecimiento histórico para ver la venida de Yahvé en su “día”.

Esta venida de Yahvé aplastará a aquel que haya querido igualarse a Dios. El Apocalipsis de Juan tomará parecidas imágenes para describir la derrota del diablo (cap. 14).

isaias_natividad.jpg

En los maitines del 4to domingo de Adviento, volvemos a encontrarle en el momento que describe el advenimiento de Yahvé: “La tierra abrasada se trocará en estanque, y el país árido en manantial de aguas” (35, 7).

Podríamos sintetizar toda la obra del profeta reduciéndola a dos objetivos: El primero, llegar a la situación presente, histórica, y remediarla luchando. El segundo, describir un futuro mesiánico más lejano, una restauración del mundo. El profeta no cesa de hablar de él en cada línea de su obra.

Los comienzos de la obra de Isaías, que originarán la leyenda del buey y del asno del pesebre, marcan su pensamiento y su papel. Yahvé lo es todo para Israel, pero Israel, más estúpido que el buey que conoce a su dueño, ignora a su Dios (Is 1, 2-3).

bd88ea_bautista.jpg

2.- Juan Bautista: figura de preparación.

Isaías está presente en Juan Bautista, como Juan Bautista está presente en aquél al que ha preparado el camino y que dirá de él: “No ha surgido entre los nacidos de mujer uno mayor que Juan el Bautista”.

Sólo conocemos a Isaías a través de sus escritos: en el caso de Juan Bautista es el Evangelio el que nos informa sobre su origen y sus palabras y actitudes.

El anuncio del nacimiento de Juan es solemne. Se realiza en el marco litúrgico del templo. Desde la designación del nombre del niño, “Juan”, que significa “Yahvé es favorable”, todo es concreta preparación divina del instrumento que el Señor ha elegido.

En Juan veamos estos puntos:

JUAN EL BAUTISTA.jpg

Benedictus Deus Israelei:

El nacimiento de Juan es motivo de un admirable poema que, a la vez, es acción de gracias y descripción del futuro papel del niño.

Juan Bautista es el signo de la irrupción de Dios en su pueblo. El Señor le visita, le libra, realiza la alianza que había prometido. El papel del precursor es muy preciso: prepara los caminos del Señor (Is 40, 3), da a su pueblo el “conocimiento de la salvación.

Juan deberá, pues, anunciar un bautismo en el Espíritu para remisión de los pecados. Pero este bautismo no tendrá sólo este efecto negativo. Será iluminación.

La misericordiosa ternura de Dios enviará al Mesías que, según dos pasajes de Isaías (9, 1 y 42, 7), recogidos por Cristo (Jn 8, 12), “iluminará a los que se hallan sentados en tinieblas y sombras de muerte” (Lc 1, 79).El papel de Juan, “allanar el camino del Señor”. El lo sabe y se designa a sí mismo, refiriéndose a Isaías (40, 3), como la voz que clama en el desierto: “Allanad el camino del Señor”.

Todos verán la salvación de Dios:

El sentido exacto de su papel, su voluntad de ocultamiento, han hecho del Bautista una figura siempre actual a través de los siglos. No se puede hablar de él sin hablar de Cristo, pero la Iglesia no recuerda nunca la venida de Cristo sin recordar al Precursor.

Juan esta siempre presente durante la liturgia de Adviento. En realidad, su ejemplo debe permanecer constantemente ante los ojos de la Iglesia. La Iglesia, y cada uno de nosotros en ella, tiene como misión preparar los caminos del Señor, anunciar la Buena Noticia. Pero recibirla exige la conversión.

Durante el Adviento, la gran figura del Bautista se nos presenta viva para nosotros, hombres del siglo XX, en camino hacia el día de Cristo. El mismo Cristo, tomando el texto de Malaquías (3,1), nos habla de Juan como “mensajero” (4); Juan se designa a sí mismo como tal. San Lucas describe a Juan como un predicador que llama a la conversión absoluta y exige la renovación: “Que los valles se levanten, que montes y colinas se abajen, que lo torcido se enderece, y lo escabroso se iguale.

images-6

3.- María: Virgen de la esperanza y Madre del Salvador.

La primera venida del Señor se realizó gracias a ella. Y, por ello, todas las generaciones le llamamos Bienaventurada. Hoy, que preparamos, cada año, una nueva venida, los ojos de la Iglesia se vuelven a ella, para aprender, con estremecimiento y humildad agradecida, cómo se espera y cómo se prepara la venida del Emmanuel: del Dios con nosotros.

Sobre el papel de la Virgen María en la venida del Señor, la liturgia del Adviento ofrece dos síntesis, en los prefacios II y IV de este tiempo.

La Virgen Inmaculada fue y sigue siendo el personaje de los personajes del Adviento: de la venida del Señor. Por eso, cada día, durante el Adviento, se evoca, se agradece, se canta, se glorifica y enaltece a aquella que fue la que accedió libremente a ser la madre de nuestro Salvador “el Mesías, el Señor” (Lc 2,11).

A partir de la segunda parte del Adviento, la preponderancia de la Madre Inmaculada es tan grande, que ella aparece como el centro del Misterio preparado e iniciado. En las vísperas del primer domingo de Adviento, la antífona del Magnificat está tomada del evangelio de la anunciación: “No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo”.

En las vísperas del segundo domingo de Adviento: “Dichosa tú, María, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá”. En los laudes del miércoles hay una lectura tomada del capítulo 7 de Isaías: “Mirad: la Virgen ha concebido y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel…”.

Esta enumeración interesa porque muestra cómo la presencia de la Virgen es constante en los Oficios de Adviento, así como en el recuerdo de la primera venida de su Hijo y en la tensión de su vuelta al final de los tiempos. Aunque Navidad es para María la fiesta más señalada de su maternidad, el Adviento, que prepara esta fiesta, es para ella un tiempo de elección y de particular preparación.

virgen-maria-adviento

En Otras Fuentes dice que son cuatros los personajes:

Cuatro son los grandes personajes del adviento en espera, en preparación y anuncio del Dios que llega, del Señor que se acerca. El primero de ellos es el profeta Isaías. En el Nuevo Testamento destacan María de Nazaret y su esposo José y Juan el Bautista, auténtico prototipo del adviento.

Notas de Maria:

Adviento es también el mes de María; es litúrgicamente más mariano que ninguno otro a lo largo del año. El icono de María gestante, o de la expectación, personifica a la Iglesia madre que está llena de Cristo y lo pone como luz en el mundow

María de Nazaret es la estrella del adviento… Ella llevó en su vientre con inefable amor de madre a Jesucristo… Ella vivió un adviento de nueve meses en su regazo materno y virginal, en su mente y en su corazón… ¡Qué largo y hermoso adviento!.

Acerca del Autor