Vie. Ene 27th, 2023

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

AGRADAR A DIOS Y HACER EL BIEN A LOS DEMÁS POR LOS RINCONES

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 16/6/21 (Mt 6,1-6.1-18)

El evangelio hoy nos habla de tres pilares que distinguían la práctica religiosa judía en tiempo de Jesús: limosna, oración y ayuno. Él no contradice dicha práctica, sino que enseña a purificarla, para que alcance auténtico valor, sin desperdiciar el tiempo en teatros superficiales. Meditemos:

Las enseñanzas de Jesús nos invitan a cultivar el sentido de la vida y la pureza interior, la libertad de espíritu, la auténtica unión con Dios y la relación con los demás. ¿Cómo hacerlo? El mismo texto nos da las pautas:

  • Abrazar el valor de la prudencia. La prudencia y la justicia son primas hermanas. De esto sabe mucho la Virgen María, que en las bodas de Caná supo hacer el bien por los rincones, gestionando todo en secreto, con su Hijo, para que no faltara el vino; y no faltó. Ser hormiguitas descalzas, haciendo el bien sin ruidos es santidad.
  • Dejarse acariciar por la mirada en lo escondido. Él se deleita en los corazones que buscan la unión y la comunicación con Él en perfecta discreción. A esos niveles de espiritualidad no se persigue la propia honra ni el propio ensalzamiento, sino que todo mérito se dispone para Aquel quien tiene acceso a lo escondido; la misma noche, para Él, es clara como el día.
  •  Mantener en secreto los sacrificios por la santidad, por ser mejores. Entrar en esta dinámica propuesta por Jesús es lo que nos llevará a subir escalones para el cielo. Uno puede pensar que hace las cosas por Dios y quizás la estamos haciendo por nosotros mismos, por sed de admiración. Jesús nos da latigazos con correas humanas para que aprendamos, de verdad, su modo; la manera inequívoca de unión con Dios, el Señor Discreto.

Señor: danos la gracia de la prudencia. Danos la gracia de vivir para ti y servir en ti, a los demás. No queremos trompetas en nuestras vidas. Enséñanos a ser felices en la discreción, en el anonimato, en la participación prudente de tu Reino, donde toda gloria sea para ti.

  • 1. ¿Cómo hacer que mi “mano derecha” no converse con “la izquierda” la caridad que realiza?
  • 2. ¿Cómo hacer el camino de la discreción espiritual y ser feliz?
  • 3. ¿Cómo está mi nivel de prudencia en el día a día?

Acerca del Autor