Sáb. Ene 22nd, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

“¿QUÉ VA A SER ESTE NIÑO?”: SER LO QUE DIOS HA QUERIDO QUE SEAMOS

3 min read

LECTURAS DE HOY: 24/6/21 (Is 49,1-6; Sal 138; Hch 13,22-26; Lc 1,57-66.80)

El conjunto de las lecturas de hoy son especiales, para designar el misterio salvífico que gira en torno al nacimiento de Juan Bautista. De hecho, sólo celebramos tres nacimientos: Jesús, María y San Juan. Dios no improvisa con las personas que escoge; las sueña y espera, al mismo tiempo, que las personas escogidas entren en su sueño… Sueño que tienen los pies en la tierra, en la historia, en la necesidad de su pueblo. Se nos facilita una resumida síntesis del misterio juánico, íntimamente unido a la persona y misión de Jesús:

– Juan: padres ancianos e infecundos (lo último del Antiguo Testamento).
– Jesús: madre joven, de integridad fecunda (inaugura el Nuevo Testamento).

– Juan: es llevado en el seno de Isabel (salta de gozo por su amiguito Jesús).
– Jesús: es llevado en el seno de María (se une al canto de su madre).

– Juan: es el penúltimo (no ha nacido… uno más grande que él).
– Jesús: es el último (el más pequeño en el Reino es más grande que Juan).

– Juan: iba creciendo y su carácter se afianzaba. La mano del Señor estaba con Él.
– Jesús: crecía, se fortalecía y se iba llenando de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre Él.

– Juan: tuvo vida oculta en el desierto.
– Jesús: vivió vida oculta en Nazaret.

– Juan: bautiza a Jesús.
– Jesús: bendice a Juan.

– Juan: bautiza con agua.
– Jesús: bautiza con Espíritu.

– Juan: es la voz.
– Jesús: es la Palabra.

– Juan: es un profeta.
– Jesús: es más que un profeta.

– Juan: llama a la conversión.
– Jesús: llama al Reino.

– Juan: es penitencia.
– Jesús: es la fiesta del novio.

– Juan: prepara el camino.
– Jesús: es el camino.

– Juan: comienza a menguar.
– Jesús: comienza a crecer.

– Juan: manda a preguntar a Jesús.
– Jesús: manda la respuesta a Juan.

– Juan: termina sus días terrenos decapitado.
– Jesús: termina sus días terrenos en la cruz.

– Juan: ha recibido la corona de los vencedores.
– Jesús: ha resucitado.

Señor: gracias porque nos has elegido para algo importante en esta vida, seguirte y servirte. También nosotros queremos preguntarnos

  • ¿Qué será de nuestras vidas?,
  • ¿Cuál es tu sueño para cada uno nosotros?
  • ¿Desde dónde serte fiel?

Sabemos que tu gracia también nos lleva de la mano. Ayúdanos a crecer de manera integral, como lo hicieron Juan y Jesús. Danos algún tercio de esa santa humildad, saber cuándo bajar para que el otro avance y crezca. Con el salmista te decimos: “Te doy gracias, porque me has escogido portentosamente, porque son admirables tus obras; conocías hasta el fondo de mi alma”.