Dom. May 26th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

Se las has revelado a los pequeños

1 min read

Todos tenemos un ego del tamaño de una catedral. Alguno dirá: ¿yo?. Pues le digo, en nombre de Dios, es importante que nos conozcamos bien. Somos unos pecadores que siempre estamos buscando nuestro propio interés.

El reconocimiento de nuestras debilidades es el inicio de todo proyecto de salvación. El que se cree bueno y sano, lo necesita salvación ni sanación. Solo aquel que grita (ora) a Dios con humildad reconociendo que necesita de él será salvo. Para aquellos que se siempre superiores, “buenos”, inmaculados, lo que único que les queda es morir e irse al cielo.

Dios da muchos dones a los humildes, a los pequeños. El Señor llena de honor a aquellos que saben que no tienen ningún honor. Seamos los últimos en el trabajo, centro educativo o vecindario. Nuestro Dios nos hará grandes en el cielo. ¡Ánimo!

Leer:

Texto del Evangelio (Mt 11,25-27):

En aquel tiempo, Jesús dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».