Lun. Oct 25th, 2021

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

SER “TRIGO” SIN DISTRACCIONES

2 min read
EVANGELIO DEL DÍA

EVANGELIO DE HOY: 27/7/21 (Mt 13,36-43).

El evangelio de hoy vuelve al tema del trigo y la cizaña, ahora explicado por Jesús conforme a la petición de sus discípulos. La fuerza interpretativa de esta parábola, según lo planteado por Él, recae en la exclusiva participación divina para las determinaciones al final de los tiempos. Mientras este final llega, anunciado sin fecha, nos toca reflexionar qué estamos siendo en este momento de la historia, y hacia dónde vamos con la manera en que estamos viviendo. Meditemos:

ERES TRIGO

  1. Reconoces ser hijo/hija de Dios.
  2. Soñado por Jesús, sembrador.
  3. Él te dispuso en el campo de la vida como semilla pequeña.
  4. Por tu origen eres humilde. Orante y contemplativo.
  5. Tienes conciencia despierta.
  6. Creces al ritmo de Dios, según su voluntad.
  7. Te dejas podar, embellecer. Eres trigo. Sin confusiones.
  8. Sales de la vida para dar vida. Sin distraerte.
  9. Te dejas comer con alegría. Es tu esencia.
  10. Tienes identidad. Eres trigo, no Dios.

EVITAS SER CIZAÑA

  1. No olvidas por qué te han sembrado.
  2. No retrasas el sueño de Dios.
  3. No pones piedras en el camino de los demás.
  4. No actúas con malicia ni maquinaciones. Sabes lo que eres.
  5. No te crees más santo ni más puro que los otros.
  6. No hablas medias verdades, tampoco mentiras.
  7. No manipulas para tus propios fines.
  8. No ambicionas poder, prestigio, status.
  9. No haces juicios ni descartas a los hermanos.
  10. Sabes lo que eres. Eres trigo, no cizaña.

“Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que no descanse en ti” (S. Agustín). Sólo podemos descansar en ti cuando somos trigo. El trigo que tú has sembrado. Ayúdanos a ser semillas de vida. No queremos distraernos evaluando si los otros lo son o no; ésta es tarea divina. Sólo queremos ocupar nuestro lugar en esta historia. Y que al final de los tiempos, nos presentemos ante ti siendo aquello que soñaste que seamos.

  • ¿Sé lo que soy?
  • ¿Cómo mantengo la identidad con la cual me ha soñado el Sembrador