Mar. Jun 18th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

ES MEJOR HACER CASO: CUANDO ME LLAMEN A SOLAS

3 min read

EVANGELIO DE HOY: 11/8/21 (Mt 18,15-20).

El evangelio de hoy nos presenta, por decir así, un protocolo de la misericordia con los hermanos o hermanas que, dentro de la familia o la comunidad cristiana, desentonan, fallan, cometen errores o pecan. Al mismo tiempo, deja manifiesto, la actitud que ha de tenerse cuando es uno mismo quien es llamado para corregirse. Meditemos:

SI TU HERMANO PECA, REPRÉNDELO A SOLAS

  • Con su sabio itinerario hacia la reconciliación, Jesús exhorta a la caridad fraterna y a la custodia comunitaria.
  • Llamar a solas a quien ha fallado, manifiesta compasión, sufrimiento con el otro.
  • Expresa el deseo sincero de no hacerle pasar vergüenza. Y lo más importante, deseo de no lastimar a la comunidad. Porque si uno cae, todos sufren las consecuencias.
  • Es la actitud de quien quiere apagar el fuego antes del desastre.
  • Quien llama a solas es una persona sabia y prudente.
  • Con el gesto revela su alto vuelo espiritual, también su justicia.
    Se espera que la persona, llamada a solas, no sea terca; que entienda, que haga caso. Pero si no es así, viene otro paso más. Observe que quien ha detectado el error no se desentiende de la situación, sino que sigue su proceso, hasta la solución:

LLAMA A OTRO O A OTROS DOS

  • Ya se encuentran los requeridos por Jesús cuando expresa: “Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”.
  • La persona que busca solucionar el caso parece haber escogido a más personas sensatas de la comunidad. Ellos reflejan la autoridad de Jesús.
  • Se aguarda que, a más voces, en unión de criterio, se tenga mayor incidencia en quien ha fallado, y se corrija de una vez. Se forjan testigos de la justicia.
  • Lo mejor hubiese sido hacer caso a la primera corrección, sin hacer perder el tiempo. Pero Dios es paciente y se sigue la dinámica, en caso persista la terquedad:

DÍSELO A LA COMUNIDAD

  • La comunidad representa la fuerza trinitaria.
  • Por eso la autoridad concedida por Jesús a ésta, para atar y desatar.
  • La decisión comunitaria tiene fuerza y merece respeto.
  • ¿Usted pensó en una persona que ha ido saltando todos esos escalones, sin comprender lo que se le dice?
  • Dios no obliga a nadie para que se arrepienta y se porte bien.
  • Pero queda claro que la necedad de uno no puede estropear la comunidad.
  • La persona necia no puede ser el centro, mientras se descuidan las cosas del Reino.
  • Cuando se ha invertido, sin ninguna respuesta:
  • “Considérenlo como un gentil o un publicano”.
  • Quiere decir: “no gastar tanta saliva en quien no quiere arrancar”. Se pasa a encomendarse en oración. Y el ritmo sigue a favor de la vida.

Señor, muchas gracias porque con tus enseñanzas nos queda claro que no deseas nuestra perdición. Pedimos perdón si alguna vez hicimos el proceso contrario: cuando alguien ha fallado, lo decimos a la comunidad; luego a dos o tres; y el último en enterarse es la persona en sí.

Ay, Señor, esto empeora las cosas. Gracias por llamarnos a solas, en este día, y corregirnos con tanto amor y paciencia. Mándanos la luz de tu Espíritu Santo para que ilumine las neblinas que se parquean en nuestras conciencias. Mándanos luz, Señor.

No queremos que otras personas inviertan tanto tiempo en nosotros, cuando éste se necesita para construir tu Reino. Danos la gracia de entender a la primera; y también la fuerza y valentía espiritual para hacer el proceso de reconciliación en el orden que tú señalas.

  1. ¿Estoy haciendo caso a las correcciones?
  2. ¿Estoy haciendo el proceso de corrección al revés o en el orden que Jesús señala?