Dom. May 26th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

PURIFICADOS POR EL AZOTE DE SU PALABRA

2 min read

EVANGELIO DE HOY: 9/11/21 (Jn 2,13-22).

Hoy día celebramos la dedicación de la Basílica de Letrán, considerada como Iglesia-madre (catedral del Papa como obispo de Roma). El evangelio escogido nos trae el relato de cuando Jesús purifica el templo de Jerusalén movido por celo devorador por la casa de su Padre. Meditemos:

Se narra que estaba próxima la Pascua de los judíos (fiesta por la liberación del pueblo hebreo en manos de los egipcios, por parte de Dios). Jesús entró al templo y sencillamente, constató que el pueblo estaba volviendo a una nueva esclavitud: el comercio había penetrado al ambiente sagrado, distorsionando el sentido de la fiesta, la peregrinación, el espacio. La casa del Padre la habían convertido en un mercado. El látigo de Jesús limpió todo lo que sobraba en el templo. Como resultado: Él mismo se convirtió en templo digno, al que no pudieron destruir para siempre.

Nosotros también somos Iglesia, cuando Jesús entra a nuestro santuario interior (ya que somos templo del Espíritu Santo) quiere sentirse a gusto; quiere honrar al Padre junto con nosotros. Adelantémonos a purificar nuestro espacio con la fuerza del Espíritu. Es duro cargar con un mercado dentro lleno de ruidos y movimientos que agitan y desenfocan.

Señor: como bien nos dice san Pablo, somos edificio de Dios, recinto santo, llevamos la santidad a todos lados. Danos la gracia de vivir conforme al don que nos ha confiado. Te pedimos que destruyas cualquier indicio que nos aparte de ti. Sé tú el gran cimiento de nuestra edificación. Que tu Palabra diaria sea a nosotros azote pedagógico para la purificación necesaria. Deseamos que entres, Señor, y te quedes con nosotros.

  1. ¿He experimentado, en ocasiones, llevar un “mercado” dentro?
  2. ¿Qué echaría Jesús, hoy, de mi santuario interior?
  3. ¿Me dejo purificar por el azote de la Palabra diaria?