Dom. Jul 3rd, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Solemnidad de San José

2 min read

Después de María, San José es sin duda el mayor santo del cielo. San Gregorio Nacianceno dijo: “El Señor ha reunido en José, como un sol, todos lo que los santos juntos tienen de luz y de esplendor. A lo largo de la historia de la Iglesia, desde San Ireneo a San Efrén, de san Basilio a san Francisco de Sales, de santa Teresa de Avila (mi patrona) a San Vicente de Paúl, pasando por San Agustín, San Bernardo y tantos más, todos se han inspirado en la figura humilde del carpintero, sombra del Padre en virtud de su misión, en el misterio de la Encarnación” (tomado de Rayo de Luz).

“San Juan XXIII declaró con toda sencillez: “A san José, yo lo amo tanto, a tal punto que no puedo comenzar el día, ni terminarlo, sin que mi primera palabra y mi último pensamiento no sean para él” .

En el Libro de la Vida, escribe Santa Teresa, en el año 1565: “Es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha hecho Dios por medio de este bienaventurado santo, de los peligros que me ha librado, así de cuerpo como de alma; que a otros santos parece les dio el Señor gracia para socorrer en una necesidad, a este glorioso santo tengo experiencia que socorre en todas” (Cap. 7, No. 6, del Libro de la Vida).

Sin embargo, las Escrituras no guardan palabra suya alguna. Se limitó a escuchar y obedecer al Señor. Y el premio de su fidelidad fue ser el primero -después de María misma- en ver con sus propios ojos a la “Esperanza de los siglos”.

Oh, glorioso San José, te amo y te bendigo ahora y siempre. ¡¡Amén!!