Sáb. Jul 2nd, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

Programa de crecimiento espiritual

2 min read

Refería antes al beato Tomas de Kempis, un testimonio viviente de humildad, al que Dios le permitió tener una vida prolongada para que fuera modelo de entrega y disciplina en el estudio, la oración y las obras de caridad, quien dedicó gran parte de su tiempo a la dirección espiritual de aquellos que necesitaban de orientación.

Entendió, que no puede haber reforma a lo interno de la Iglesia, si no es empezando por reformarse cada uno desde su individualidad. De esta manera, La imitación de Cristo igual que el proceso de conversión fue escrito siguiendo unos pasos que han sido iguales a los seguidos por aquel converso que los hizo suyos.

La primera parte contiene avisos provechosos para la vida espiritual, narrando el combate enérgico que hay que librar para convertirse y reformarse dejando atrás el peligroso enemigo del egoísmo. 

La segunda parte, avisos para el trato interior, es escrito después de haber sido sometido a toda clase de humillaciones y desengaños, especialmente en el orden afectivo, descubriendo que solo hay una amistad que no defrauda nunca, y es la amistad con Jesucristo.

La tercera parte, de la consolación interior, es compuesto cuando está en lo más alto de su espiritualidad, consciente que la santidad no depende solamente de sus esfuerzos, sino de la ayuda de Dios, empeñándose cada día de crecer en humildad.

La cuarta parte y ultima, amonestaciones para recibir la sagrada Comunión del cuerpo de Jesucristo nuestro Señor, expone el fiel refugio de aquellos que con devoción se acercan a la Eucaristía como culmen de la vida de gracia.