Vie. Jul 1st, 2022

ApmPrensa

Agencia de Prensa Palabra Multimedia

CELEBREMOS A SAN MARCOS, EVANGELISTA.

3 min read

EVANGELIO DE HOY: 25/4/22 (Mc 16,15-20).

Hoy celebramos el día de san Marcos, el evangelista. Las páginas del Nuevo Testamento nos hablan sobre su persona y su vida: era hijo de una mujer también llamada María (Hch 12,12); primo de Bernabé (compañero de misión del apóstol Pablo; Cl 4,10), hecho que une la presencia de Marcos a las primeras andanzas apostólicas. Llama la atención el conflicto que de él se registra en el libro de los Hechos:

“Bernabé (en un segundo viaje) quería llevar también con ellos a Marcos. Pablo, en cambio, pensaba que no debían llevar consigo al que se había separado de ellos en Panfilia y no les había acompañado en su área. Se produjo entonces una tirantez tal que acabaron por separarse el uno del otro: Bernabé tomó consigo a Marcos y se embarcó rumbo a Chipre. Por su parte, Pablo eligió como compañero a Silas y partió” (Hch 15,37ss).

Nuevamente confirmamos que la Biblia no oculta las debilidades de sus grandes personajes. Pero tampoco deja de mostrar el proceso de conversión que tuvieron. En el caso de este conflicto, por ejemplo, se evidencia que fue superado (Flm 24); y que posteriormente Pablo y Marcos se reconciliaron (Col 4,10).

Pedro, a Marcos, le llamó “Hijo mío” (1 Pe 5,13), expresión que lo colocaba como su discípulo. Se afirma que este joven le servía de intérprete. Del mismo modo, pudo escribir sobre la vida de nuestro Señor, siendo testigo de primera mano de todos los acontecimientos históricos de Jesús. A Marcos se le atribuye la fundación de la Iglesia en Alejandría. Como todos los evangelistas, murió martirizado un día como hoy.

De esta fuente llega hasta nosotros el evangelio de hoy; recoge las palabras de envío por parte de Jesús, antes de regresar al Padre: “Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio a toda la creación”. En el corazón de dicho mensaje se enumeran los signos que han de acompañar a las personas creyentes y bautizadas: “…echar demonios, hablar en lenguas, coger serpientes, sanar enfermos…”. Hemos de entender dichas señales vinculadas al tipo de presencia cristiana en medio de la comunidad.

Donde la luz de un cristiano llega la oscuridad se marcha. Por el amor de quien busca ser comprendido, el Espíritu concede, a la persona creyente, hablar de forma entendible para que el mensaje sea eficaz. También le capacita para orar de forma adecuada a la necesidad del momento. Coger serpientes sería someter el mal, con autoridad. Porque la gracia no se doblega ante fuerzas contrarias.

Donde Cristo está presente los corazones son restablecidos; y un corazón sano, sana a la persona también. Queda claro que todo lo descrito se realiza en Nombre de Jesús. Pues es el Resucitado quien hace acontecer los signos que acompañan a sus discípulos misioneros.

Con el salmista rezamos: “Cantaré eternamente las misericordias del Señor, anunciaré tu fidelidad por todas las edades”.

  1. ¿Qué nos han parecido estos datos sobre la vida de Marcos, evangelista? ¿Qué le dicen a nuestras vidas?
  2. ¿En nuestra comunidad cristiana han pasado pleitos similares? ¿Cómo los han superado?
  3. ¿Cómo estoy comprometido a que el Evangelio sea cada vez más conocido, comprendido y asumido?