Lun. May 27th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

El buen humor

2 min read

¿Debe ser el buen humor una característica del buen cristiano? Entiendo que comunicar con buen humor o comunicar el buen humor es un valor que debería tener todo aquel que pretende expresar sus ideas.

En la vida espiritual hay que tener en cuenta los beneficios de un sano uso del humor, ya que este puede ser el vehículo para que otras virtudes encuentren espacio en la vida del creyente, signo de que se avanza en la correcta proyección de la madurez cristiana.

Cuando a un cristiano le falta el sentido del humor, es señal inequívoca, o de que vive una vida amargada, o de que su “vida espiritual” está demasiado enfocada en la forma como vive su fe y el culto de manera individual, al margen de las relaciones con los demás, sin pensar que el humor propiamente cristiano, es una virtud, que consiste en saber utilizarlo, y que emane de una muestra de la caridad, y la capacidad de dar amor al prójimo.

El humor sano asume las características de una virtud que también es don del Espíritu Santo, que fortalece el carácter de la persona y está “clasificado dentro de las virtudes de trascendencia”, para un buen estado de ánimo que permita un apostolado efectivo.

Un ejemplo ayuda a entenderlo. De regreso en un autobús de Santiago a la capital, una mujer se encontraba en una necesidad de orinar, no había baño en el autobús ni este podía parar, entonces a lo largo del camino observo un anuncio político que la ayudó a llegar a su destino sin problemas, “aguanta que falta poco”.