Lun. May 27th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

SEMBRADORES DE DIOS

2 min read

DISCÍPULAS MISIONERAS POR LA SANTIDAD. EVANGELIO JOVEN: 23/7/23 (Mt 13,24-43). XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Para hablarnos del Reino de los Cielos, Jesús utiliza parábolas: el Reino es como el Trigo, como la Mostaza, como la Levadura. ¿Qué tienen en común?: las tres imágenes parten de lo pequeño: semilla, grano, poquedad… Alguien, a esto diminuto, lo soñó grande. Entre lo pequeñito y la utopía está el sacrificio; la integración de Dios y del ser humano: hombre y mujer; uno sembrando, Otro haciendo crecer. Crece dentro, en casa, como el fermento; y fuera, como las espigas y las hortalizas. Supone paciencia y transformación. La semilla se hace trigo; el grano arbusto; la levadura pan.

El Reino de los Cielos llega a nuestra tierra, sembrado con amor, a plena luz del día. Sin embargo, el enemigo, mientras los criados descansan, trabaja en la oscuridad. La cizaña es sembrada de noche. El envidioso no sabe dar la cara ni asume públicamente su acción. Con el trigo y la cizaña disputándose el espacio y causando confusión, el Señor muestra misericordia. Permite que crezcan juntos. Es un misterio esta convivencia, donde muchas cosas pueden acontecer mientras llega el momento definitivo.

¿Cuándo soy trigo? Soy trigo cuando me siento pertenencia de Dios, y lo demuestro. Cuando me siento feliz en la tierra en que me han sembrado. Sin menospreciar a nadie, espero en el Señor haciendo el bien. Cuando mi vida es para dar vida, parezco ser espiga dorada por el sol. ¿Cuándo soy mostaza? Cuando no me acompleja mi pequeñez, y confío en las manos de mi sembrador. Cuando me sorprendo de lo que Él
hace en mí y por mí: y juntos abrimos las ramas del corazón para que otros se cobijen y descansen. ¿Cuándo soy levadura? Cuando vivo desde el sentido de mi vida. Cuando voy sumando con mi presencia, favoreciendo que las cosas de Dios se manifiesten, se hagan visibles y fecundas para los demás.

En la tierra de mi corazón, ¿hay alguna cizaña mezclada con trigo?

  1. ¿Por qué llegó la hora de arrancar lo que el intruso sembró en mí?
  2. ¿Para quiénes son mi trigo, mi árbol, y mi pan?