Vie. May 24th, 2024

ApmPrensa

Agencia de Prensa APM

TE HA ENVIADO UN ÁNGEL

3 min read

LECTURAS DE HOY: 02/10/23 (Ex 23,20-23; Sal 90; Mt 18,1-5.10).

Tu ángel custodio es una realidad. El Señor te lo ha enviado. Va delante de ti, como fuerza espiritual. Es un soplo de gracia que busca tu bien. Tiene la misión de conducirte hasta el corazón de Cristo. Es presencia que refleja santidad a tu alrededor. Te cuida en el camino. No deja que resbalen tus pies. Y si tropiezas, tu ángel te da fuerzas para volver a empezar. Ese ángel viene hasta ti con diferentes rostros. A veces es esa persona que, cada ciertos kilómetros de la existencia, se presenta, siendo sostén, aliento, esperanza. Es ese alguien que te ama tiernamente y con firmeza, sin que tú sepas por qué.
 
Ese ángel te dice las cosas claras. No quiere que te pierdas. Ríe y llora contigo. Te asume con sentido de pertenencia. El Señor pide que lo respetes y lo obedezcas. Porque trae consigo el querer de Dios para tu vida. No te reveles contra quien trabaja por tu bien. Hazle caso. No abuses de su caridad. Al hacer lo que te orienta, estás obedeciendo lo que Dios te pide.
 
Ese ángel no busca nada para sí. Sólo desea que habites al amparo y a la sombra del Altísimo. El ángel te acompaña, pero el Señor es tu refugio. Él no quiere distraerte de Dios, en quien debes poner tu absoluta confianza. Teniendo la mediación del ángel, el Señor te libra de la red del cazador. Cuando tensan el arco para derribarte, se dobla y fracasan las viles intenciones. La gracia del Señor te protege de tal manera que la peste funesta no te alcanza.
 
El ángel es una demostración de la fidelidad y del compromiso de Dios contigo. Quien te dio la vida no se desentiende. Su brazo es escudo y armadura para que no temas a la oscuridad de la noche. Se hace noche cuando no ves claras las cosas, cuando no comprendes los acontecimientos; no sabes qué decisión tomar, no alcanzas a desenredar las trampas, ni las maquinaciones. La peste se desliza en las tinieblas para alcanzarte, pero el Señor ha dado orden a sus ángeles para que custodien tu vida y tu camino. La desgracia te sale corriendo, porque no tolera el perfume de la bendición con la cual el Señor te ha ungido.   
 
Tú también estás llamado a tener un corazón de ángel, un corazón de niño, criterio de entrada para el Reino.  El Reino germina cuando, por la limpieza de corazón, comienzas a contemplar el rostro de Dios en todas las cosas. Santos Ángeles Custodios, rueguen por nosotros.
 
Señor, quiero agradecerte por los ángeles y las ángelas que has puesto en mi caminar. Que yo también pueda ser custodia para que muchas personas lleguen hasta ti haciendo tu voluntad.
 
1. ¿Cómo se llaman las personas que han sido ángeles en tu vida? ¿Por qué la identificas? 
2. Y tú, ¿para quién has sido ángel custodio?